Francisco Bustillo cobra sueldo sin trabajar, y ahora es nombrado embajador en Portugal

Francisco Bustillo, tras su renuncia como canciller, continúa recibiendo sueldo y se prepara para asumir como embajador en Portugal.
Francisco Bustillo cobra sueldo sin trabajar, y ahora es nombrado embajador en Portugal

Francisco Bustillo, exministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, en medio de controversias por su nombramiento como embajador en Portugal.

Tras su polémica salida del cargo de canciller, Francisco Bustillo sigue percibiendo su salario y se alista para ocupar la embajada uruguaya en Portugal.

Según informaciones recientes, se está gestionando con urgencia el nombramiento del exministro de Relaciones Exteriores, Francisco Bustillo, en una embajada, posiblemente en Portugal. Esta situación surge en un contexto donde Bustillo, a pesar de haber renunciado a su cargo de canciller, sigue recibiendo su salario como funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores, sin desempeñar funciones activas.

El caso de Bustillo es singular en el panorama político uruguayo. Su renuncia como canciller fue motivada por un incidente grave relacionado con el pasaporte del conocido narcotraficante Marset. Sin embargo, ahora se encuentra en la senda para ocupar un puesto diplomático de alto nivel.

Desde su salida del ministerio, Bustillo ha mantenido su remuneración, a pesar de no estar vinculado a ninguna actividad laboral concreta. Fuentes cercanas indican que él ha expresado un interés particular en ser asignado a Europa, con preferencia por Portugal.

Cabe recordar que, antes de ser designado canciller, Bustillo se desempeñaba como embajador en España. Durante su gestión, una exsecretaria suya fue nombrada embajadora en el Vaticano, y posteriormente, tras la llegada de Bustillo a la cancillería, se facilitó su traslado a España. Este movimiento ha generado especulaciones sobre posibles intereses personales detrás de su deseo de estar en Portugal.

En el pasado, Bustillo evitó enfrentar procesos legales gracias a la protección de sus fueros diplomáticos, una situación que se presentó durante la presidencia de José Mujica. En aquel entonces, la justicia argentina solicitó levantar sus fueros por un caso relacionado con importaciones irregulares de vehículos, pero no se procedió en su contra.

Actualmente, surge la pregunta sobre si se repetirá este patrón de protección en el caso pendiente relacionado con el pasaporte de Marset. Las declaraciones de Carolina Ache y la presentación de un audio en el que Bustillo le solicita eliminar mensajes comprometedores de su celular, podrían influir en el desarrollo de esta situación.

Este escenario plantea interrogantes sobre la transparencia y la ética en el manejo de los nombramientos diplomáticos en Uruguay, especialmente en casos donde hay implicaciones legales pendientes. La comunidad observa atentamente cómo se desarrollarán estos eventos y cuál será el impacto en la imagen y la integridad de la diplomacia uruguaya.

© Diario Salto Al Día / Todos los derechos reservados
Salto, Uruguay