Rotary Club Salto celebra 70 años de contribución comunitaria con el Grupo MADER

Descubre cómo el Grupo MADER del Rotary Club Salto ha marcado 70 años de servicio y dedicación en la comunidad.
Rotary Club Salto celebra 70 años de contribución comunitaria con el Grupo MADER

El Grupo MADER del Rotary Club Salto celebra 70 años de servicio comunitario, mostrando su larga historia de apoyo y dedicación en Salto.

Grupo MADER, con 70 años de trayectoria, es reconocido internacionalmente por su labor comunitaria y continua contribución en Salto.

El Grupo MADER del Rotary Club Salto ha alcanzado un hito significativo, celebrando su septuagésimo aniversario. Siete décadas han transcurrido desde su fundación en 1953, tiempo durante el cual han sido conocidos como "el Costurero", "Esposas de Rotarios" y más recientemente, "Rueda Interna". Cada nombre refleja una época distinta, pero su esencia permanece: ser un pilar dentro del Rotary Club Salto y un agente de cambio en la comunidad salteña.

Originalmente compuesto por esposas de rotarios, MADER se dedicaba a la confección de ajuares para el Hospital Regional Salto. Con el tiempo, su labor se expandió hacia la donación de ropa a diferentes sectores necesitados, especialmente durante el invierno, cuando elaboran prendas de abrigo en lana para todas las edades. Esta contribución no solo ha fortalecido la comunidad sino que también ha tejido una red de solidaridad y apoyo.

El acrónimo MADER, que significa "Movimiento de Acercamiento de Esposas de Rotarios", es un tributo a las numerosas mujeres que han formado parte del grupo a lo largo de los años. Este reconocimiento no se limita a nivel local; a principios de diciembre, MADER fue oficialmente reconocido como Grupo de Rotary para Fomento de la Comunidad (GRFC), un título que respalda su compromiso y esfuerzo continuo.

Los GRFC son una extensión de Rotary que trabaja en proyectos comunitarios en colaboración con clubes locales. Están presentes en más de 12,000 grupos en 105 países, y MADER ahora se cuenta entre estos grupos influyentes. Su labor no solo mejora la vida de los salteños sino que también amplía el alcance de Rotary, aprovechando los conocimientos y habilidades locales en proyectos sostenibles.

La celebración de este aniversario no fue solo un evento, sino una conmemoración de la historia, el esfuerzo y la solidaridad. El Centro Esperanza en Salto se llenó de miembros actuales y antiguos, líderes comunitarios y ciudadanos que han sido testigos o beneficiarios de su labor. Se rindió homenaje a figuras clave y se compartieron experiencias y aprendizajes, marcando el camino para los próximos 70 años.

En palabras de la Maestra Graciela Lacoste, integrante del grupo, "Es un honor ser parte de este grupo y ver el impacto que hemos tenido en nuestra comunidad". Esta declaración resume el sentimiento de MADER: un compromiso continuo con la comunidad y una mirada esperanzadora hacia el futuro.

© Diario Salto Al Día / Todos los derechos reservados
Salto, Uruguay