Confirmada la expulsión de gas por un cuásar en el albor del universo

Confirmada la expulsión de gas por un cuásar en el albor del universo

Representación artística del cuásar J2054-0005 expulsando gas molecular, un descubrimiento que arroja luz sobre la formación de galaxias en el universo primitivo.

Por primera vez, se observa directamente cómo un cuásar expulsa gas molecular en el universo joven, un proceso que podría frenar la formación de nuevas estrellas.

1 Feb. (EUROPA PRESS) - Un hito en la astronomía se ha alcanzado con la observación de un cuásar expulsando gas molecular en una etapa temprana del universo, menos de mil millones de años después del Big Bang. Este fenómeno, predicho por teorías pero nunca antes confirmado, podría tener implicaciones significativas en la comprensión de la formación estelar y la evolución galáctica.

Los cuásares, regiones intensamente luminosas alimentadas por agujeros negros supermasivos en el corazón de las galaxias distantes, son fundamentales para estudiar el universo primitivo. El equipo liderado por Dragan Salak, de la Universidad de Hokkaido, ha documentado la primera evidencia de que la eyección de gas molecular desde un cuásar puede inhibir la formación de estrellas en su galaxia anfitriona. Este descubrimiento, realizado con el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) en Chile, se ha publicado en The Astrophysical Journal.

El gas molecular, esencial para la creación de estrellas, al ser expulsado al espacio intergaláctico, impide la acumulación de material necesario para el nacimiento de nuevas estrellas. "La teoría sugería que las salidas de gas molecular tienen un papel crucial en la evolución galáctica temprana al regular la formación estelar", explica Salak. "Dado el poder energético de los cuásares, anticipábamos que podrían generar flujos de salida significativos".

El cuásar en estudio, J2054-0005, destaca por su alto corrimiento al rojo, indicando una rápida separación respecto a la Tierra. "Elegimos a J2054-0005 por ser uno de los cuásares más luminosos del universo distante, lo que lo hacía ideal para investigar estos potentes flujos de salida", comenta Hashimoto, miembro del equipo de investigación.

ALMA, único en su capacidad para detectar este tipo de flujos en el universo temprano, fue clave para la observación. Salak detalla: "Descubrimos el gas molecular (OH) en salida a través de su absorción. Esto significa que captamos la 'sombra' que el gas proyecta frente a la luz del cuásar, en lugar de la radiación directa de las moléculas".

Este estudio proporciona la primera evidencia concreta de flujos de gas molecular desde cuásares afectando la evolución de sus galaxias anfitrionas en el universo temprano. "El gas molecular es crucial para las galaxias, ya que alimenta la formación de estrellas", concluye Salak. "Nuestros hallazgos demuestran que los cuásares pueden suprimir este proceso al expulsar el gas al espacio intergaláctico".

© Diario Salto Al Día / Todos los derechos reservados
Salto, Uruguay