Amenazaron de muerte a Jonathan Mastropierro tras condena de exsenador por abuso sexual

Jonathan Mastropierro enfrenta un clima de intimidación tras su implicación en un caso de abuso sexual.

Jonathan Mastropierro, relacionado con la condena de Gustavo Penadés por abuso sexual, reporta ser blanco de amenazas y vigilancia cerca de su hogar.



Jonathan Mastropierro, quien estuvo en el foco de la investigación que culminó con la condena del exlegislador Gustavo Penadés por abuso a menores, recientemente ha sido objeto de amedrentamientos tanto en línea como en las proximidades de su residencia. A los 25 años, Mastropierro se presentó en una comisaría de Montevideo con su representante legal, Sandra Colman, para informar sobre las hostilidades recibidas a través de Instagram, donde fue advertido con mensajes que presagiaban violencia física y represalias.

Las advertencias no quedaron limitadas al ámbito digital, ya que Mastropierro indicó que un vehículo lo ha acosado reiteradamente cerca de su hogar, especialmente en horas nocturnas. La situación escaló al punto de recibir llamadas anónimas tras bloquear a los agresores en redes, sumando evidencia a su denuncia con capturas de pantalla de los mensajes intimidatorios.

Mastropierro atribuye estas amenazas directamente al caso Penadés, descartando cualquier otro motivo que pudiera provocar tales ataques. A pesar de estar involucrado en otro juicio no relacionado, señala que el interés manifestado por ciertas partes en ese caso es meramente circunstancial, insistiendo en que su actual situación de riesgo deriva exclusivamente de su conexión con el caso de abuso sexual.

El contexto de las amenazas sugiere una vinculación con prácticas intimidatorias previas, incluyendo el uso de vehículos para ejercer presión. Mastropierro ha decidido contratar seguridad privada como medida preventiva frente a lo que describe como acciones de un grupo altamente peligroso.

Jonathan Mastropierro emergió a la luz pública en 2019 por involucrarse en estafas, pero su nombre cobró notoriedad al ser mencionado en el caso que condenó a Penadés. A pesar de las acusaciones indirectas del exsenador, Mastropierro mantiene que su rol en la investigación fue únicamente el de testigo, negando cualquier participación activa o conocimiento previo de los denunciantes.

Este caso ilustra no solo las secuelas legales y sociales de un juicio por abuso sexual, sino también las repercusiones personales y los desafíos enfrentados por aquellos vinculados, voluntaria o involuntariamente, en procesos judiciales de alta resonancia. La decisión de Mastropierro de fortalecer su seguridad personal subraya la gravedad de las amenazas percibidas y la complejidad de las dinámicas de poder y represalia en contextos legales y sociales.

SHOP Libros




© Diario Salto Al Día | Todos los derechos reservados
Salto, Uruguay