Potente llamarada solar clase X3.3 enciende alertas en redes globales - Diario Salto Al Día
Fecha y Hora Dinámica Cargando fecha...
Cargando hora...

Potente llamarada solar clase X3.3 enciende alertas en redes globales

1 minuto de lectura
Potente llamarada solar clase X3.3 enciende alertas en redes globales

Imagen de la NASA revela impactante llamarada solar X3.3, resaltando su potencial disruptivo en tecnologías terrestres y espaciales.​Llamarada solar registrada el 9 de febrero de 2024 – NASA/SDO

Observatorio de Dinámica Solar de la NASA captura llamarada solar X3.3; fenómeno podría tener efectos significativos en comunicaciones y tecnología.

El Observatorio de Dinámica Solar (SDO) de la NASA registró el pasado 9 de febrero una llamarada solar de magnitud X3.3, marcando uno de los eventos solares más destacados del año. Este fenómeno, identificado por su intensa luminosidad y potencial de impacto en sistemas tecnológicos terrestres y espaciales, ha capturado la atención de la comunidad científica y tecnológica mundial.

Las llamaradas solares, clasificadas según su intensidad en clases A, B, C, M y X, siendo X la categoría de mayor energía, representan explosiones masivas de radiación en la superficie solar. La cifra que acompaña la clasificación, en este caso, 3.3, detalla la potencia específica de la llamarada, subrayando su capacidad para influir en las condiciones espaciales cercanas a la Tierra.

El SDO, a través de su vigilancia constante del sol, proporcionó imágenes detalladas del evento, mostrando un brillante destello en la esquina inferior derecha del astro. Este destello, capturado en un subconjunto de luz ultravioleta extrema, destaca el material solar extremadamente caliente, evidenciando la magnitud de la llamarada.

La relevancia de este tipo de eventos solares radica en su potencial para afectar no solo las comunicaciones por radio y las operaciones de satélites, sino también las redes de energía eléctrica y la navegación aérea y marítima. La radiación emitida puede interrumpir los sistemas de comunicación, aumentar los riesgos para la salud de astronautas y pasajeros de vuelos transpolares, y provocar cambios en la atmósfera terrestre que afecten a satélites y naves en órbita.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.