Minuto a minuto se complica la situación de los once rugbiers detenidos como sospechosos del asesinato en manada del joven Fernando Báez Sosa en Villa Gesell.

El fiscal Walter Mércuri consideró que los agresores podrían recibir cadena perpetua de confirmarse que todos fueron parte del premeditado plan para asesinar a la víctima.

Según el funcionario judicial, sin embargo, solo dos de ellos fueron los encargados de «ultimar» a Báez Sosa, mientras que el resto habría actuado como coautor del hecho.

El fiscal Mércuri solicitó por todo esto una imputación con agravantes.

En tanto, 10 de los 11 aprehendidos se negaron a declarar ante la fiscal Verónica Zamboni, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Villa Gesell.

Inicialmente, en el expediente intervino su colega Mércuri, titular de la UFI de General Madariaga, quien estaba de turno al momento del hecho.

El fiscal informó que él ya pidió la detención formal de los 11 rugbiers a la Justicia de Garantías, en todos los casos por el delito de «homicidio agravado por participación premeditada de dos o más personas».

Dos de los sospechosos están acusados como «coautores» porque «según se ve clarito en las imágenes» son quienes «ultiman a la víctima cuando está desmayada en el piso».

Mércuri consideró que los otros aprehendidos fueron «partícipes necesarios» y que «hubo premeditación» en el ataque contra Fernando.

«Estas personas sabían perfectamente lo que hacían: cuando salen van directamente a buscar a la víctima. Sabían quién era, lo localizaron y fueron a buscarlo, por eso la calificación. Ellos ya tenían el plan de ir a buscar a la persona», puntualizó Mércuri.

Además, indicó que los incidentes comenzaron dentro del local bailable Le Brique y que en ese momento la actitud de Fernando «fue siempre separar y sin embargo es él el que recibe un golpe de uño de uno de los aprehendidos».

Te puede interesar  Santa Fe: un hombre fue arrestado por violar a su ex pareja

En cuanto a la aprehensión de Pablo Ventura (21), localizado en Zárate, el fiscal señaló que si bien «todavía no se probó absolutamente nada», los investigadores tenían información de que «se iba a ir fuera del país».

Sin embargo, esto fue negado por José María Ventura, padre del joven, quien aseguró que su hijo estuvo en Zárate, donde reside junto a su familia, todo el tiempo y nunca fue a Villa Gesell.

Respecto de la investigación, el fiscal Mércuri concluyó que en los procedimientos se secuestraron «ropa con manchas de sangre, y ropa que coincide con lo que se ve en los videos».

FUENTE: Info News

Unete a nuestra lista de correo

Recibe noticias y promociones!

Email field is required to subscribe..

Get Widget