Expolicía amenazó a su pareja “Si hablás te mato, te corto al medio en la calle”

1322

El hombre de 48 años, de iniciales A.M.E., tiene con su expareja siete hijos. El más chico tiene 15 meses y los otros 4, 7, 9, 11, 14 y 16 años.

Tenía prohibido acercarse o comunicarse con la mujer y con sus hijos desde el 11 de enero de 2017, por las palizas que le daba a la señora desde que ella tenía 14 años.

El dictamen de la fiscal Sylvia Lovesio establece que ella no denunciaba porque estaba amenazada de muerte por el hombre, quien le dijo: “si hablás te mato, te corto al medio en la calle”.

A lo largo de los años vecinos escucharon los gritos y vieron a la madre golpeada, y equipos técnicos constataron que él seguía en la casa, en clara violación a las medidas cautelares.

La fiscal agrega que Informes de dichos equipos “dan cuenta de la situación de violencia de larga data y presunto abuso sexual hacia sus menores hijos, constatándose peligro para la integridad física y emocional de los menores y de la madre”.

La Sra. fue sometida a violencia física, psicológica, patrimonial y sexual. Él no la dejaba salir de la casa, se quedaba con el dinero que ella cobraba y la agredía cuando llevaba a sus hijos a controles médicos.

“En varias oportunidades la sometió a castigos físicos y la obligaba a mantener relaciones sexuales y ante la negativa de la misma, se violentaba y la agredía”, agrega la fiscal Lovesio.

Cuando ella le hablaba de los miedos que tenía de que las niñas estuvieran siendo abusadas, el imputado la obligaba a callarse, la amenazaba y le decía textualmente: “estas cosas son de la familia, tienen que quedar en la familia”.

Tras comprobarse que dos de las hijas, de 7 y 11 años, que estaban en un hogar del INAU y se fugaron, habían estado en la casa de su padre, el hombre fue detenido.

La pericia psiquiátrica al imputado estableció que “tiene rasgos de personalidad de tipo psicopáticos, pensamiento claro, finalista, no muestra angustia, rasgos autoritarios, rigidez, frialdad afectiva, escasa autocrítica y arrepentimiento”.

A pedido de la fiscal, la jueza María Noel Odriozola le imputó un delito de violencia doméstica, reiterados delitos de atentado violento al pudor, reiterados delitos de desacato y un delito de privación de libertad, todos ellos en régimen de reiteración real.

Dispuso prisión preventiva por 180 días, atendiendo a los argumentos de la fiscal: el riesgo de fuga u ocultamiento, peligro para las víctimas, la gravedad de los delitos cometidos, la posibilidad de que entorpeciera la investigación, y el riesgo para la sociedad.

Teledoce

Compartir