El Departamento del Tesoro divulgó este viernes 7 de febrero de 2020 su informe sobre empleos en Estados Unidos, que reflejó buenas noticias para la economía

Los empleos en Estados Unidos crecieron en enero, con 225.000 nuevos puestos de trabajo, principalmente en sectores más sensibles al clima, que se beneficiaron de temperaturas más cálidas, y pesar de la sombra de la epidemia de coronavirus en China.

Todos los nuevos empleos tuvieron lugar en sectores no agrícolas.

El Departamento del Tesoro dijo también este viernes que medio millón de personas solicitaron empleos enero, aunque no todas los obtuvieron.

Esa cifra implica que más personas fueron contadas como desempleados, lo que subió la tasa de desempleo a 3,6%, desde el récord de medio siglo de 3,5% registrado en diciembre.

El reporte sugiere que las empresas siguen confiadas en la economía, aunque, según los especialistas, un sólido gasto del consumidor está amortiguando los efectos de la guerra comercial con China y una disminución de las inversiones empresariales.

También señalaron que una mayor revisión a la baja desde 2009 en las nóminas en un período de 12 meses sugiere que el crecimiento del empleo podría disminuir significativamente este año.

El sector de las manufacturas eliminó plazas por tercera vez en cuatro meses, con un recorte de 12.000 empleos, en su mayoría en plantas de autos.

El pronóstico para febrero es una desaceleración en el empleo debido al impacto del coronavirus. El brote, que ha provocado la muerte de cientos de personas en China y contagios de miles en el mundo, ha afectado las cadenas de suministro, en particular de tecnológicas como Apple.

Los economistas han pronosticado una expansión de la economía estadounidense de alrededor del 2% anual para los primeros tres meses de 2020, más o menos similar al 2,1% registrado en el último trimestre del año pasado.