Con una misa de gratitud por la vida dada por los dos sacerdotes de la Diócesis de Salto, este miércoles la Basílica de San Juan Bautista de Salto recibió los restos de los obispos Marcelo Mendiharat y Daniel Gil Zorrilla. Ambos religiosos marcaron una fase muy importante en la vida de la iglesia de la diócesis que los recordó ayer. Junto con la Eucaristía y al recibir los restos, fueron colocados en las urnas dispuestas para ellos en la Cripta de la Catedral, donde descansan los restos de todos los obispos de la Diócesis de Salto.

Nació en 1914 en el País Vasco francés, donde completó sus estudios primarios y secundarios. A los 17 años, emigró a Uruguay con su familia, y en 1938 ingresó al Seminario de la Diócesis de Salto. Fue ordenado sacerdote por Mons. Alfredo Viola el 22 de julio de 1945. El 9 de mayo de 1988, recibió la visita de Juan Pablo II de Salto, quien expresó una homilía sobre el nuevo evangelismo. El 8 de marzo de 1989, se retiró por edad, según lo establecido por la Ley Canónica, y continuó practicando la pastoral como sacerdote en la parroquia de Santa Cruz de Salto.

Monseñor Gi, nació en Montevideo en 1930 y pasó su infancia en Conchillas, Colonia.
El 19 de diciembre de 1964, fue ordenado sacerdote en Montevideo, Iglesia del Sagrado Corazón. En 1989, fue nombrado obispo de Salto, donde comenzó su servicio pastoral en esta diócesis el 1 de julio de ese año. El 10 de julio de 2005, cuando cumplió 75 años, presentó su renuncia según lo prescrito por el Código de Derecho Canónico, seguido de Pablo Galimbertti.

Te puede interesar  Un hombre se encuentra en coma tras protagonizar accidente en Salto

Unete a nuestra lista de correo

Recibe noticias y promociones!

Email field is required to subscribe..

Get Widget