Cambios de ropa y el problema con la moda rápida - Diario Salto Al Día
Fecha y Hora Dinámica Cargando fecha...
Cargando hora...

Cambios de ropa y el problema con la moda rápida

2 minutos de lectura

La moda rápida es un fenómeno relativamente nuevo. Es el término que se usa para describir la compra de ropa barata que luego se usa solo unas pocas veces antes de desecharla. La moda rápida es el resultado del deseo del consumidor de mantenerse al día con las tendencias en constante cambio y de un guardarropa constantemente actualizado. ¿Qué hay de malo en eso?, puedes pensar. Seguramente todos quieren estar a la moda y a la moda, y la moda rápida es la manera perfecta de mantenerse al día con las últimas modas sin gastar demasiado dinero. Sin embargo, hay una serie de problemas con este comportamiento.

1. La ropa de bajo costo a menudo se produce de manera poco ética

Con el fin de reducir continuamente el costo de producción de ropa para mantenerse al día con la demanda de ropa de bajo costo, los minoristas a veces utilizan proveedores poco éticos en los países en desarrollo para proporcionar ropa rápidamente a los costos requeridos. Ha habido una serie de casos bien informados de minoristas que venden ropa hecha en talleres clandestinos donde los trabajadores son tratados muy mal, se les paga muy poco y se les da muy poco en términos de derechos humanos básicos.

2. Tirar la ropa que apenas se ha usado contribuye al creciente problema de los vertederos y los residuos textiles.

La ropa sintética no se degrada y permanecerá en el ecosistema para siempre. Además, más tintes y acabados químicos en los textiles que se desechan en vertederos pueden ser arrastrados por el agua de lluvia y llegar a los ríos y otros sistemas de agua. Esto es potencialmente dañino para la flora, la fauna y los humanos. Incluso las fibras naturales son un problema cuando se desechan en vertederos, ya que al descomponerse producen metano, un poderoso gas de efecto invernadero que contribuye al calentamiento global.

3. La producción constante de ropa nueva tiene una serie de impactos ambientales, incluido el uso de combustibles fósiles, la contaminación y los pesticidas utilizados para el cultivo del algodón.

Mucha ropa de moda rápida está hecha de fibras sintéticas que se fabrican con petroquímicos en un proceso que requiere mucha energía. La contaminación de la industria textil puede ser dañina para el medio ambiente y perjudicial para la salud de los humanos en las inmediaciones. El dióxido de carbono también se produce cuando la energía se usa para fabricar ropa; esto también es un gas de efecto invernadero.

Entonces, ¿cuál es la respuesta?

Los consumidores quieren mantenerse al día con las últimas modas en un mercado donde las empresas de moda y marketing impulsan las tendencias. Pero tal vez sean los consumidores quienes puedan cambiar la industria de la moda para mejor siguiendo el ejemplo de la moda ecológica. Ya ha habido mucho interés de los consumidores en la moda ecológica, el reciclaje y el estilo sostenible. Los temas deben publicitarse aún más y promoverse el estilo sostenible en la misma medida que se ha hecho con la moda rápida. Hay algunas formas clave en las que los consumidores pueden ayudar a alejarse de la moda rápida y hacia un estilo sostenible.

Busque ropa de calidad, bien hecha y que dure

Siempre que sea posible, compre ropa hecha de fibras orgánicas naturales.

Compre ropa en estilos clásicos que no pasarán de moda rápidamente

Desarrolle un estilo individual que no dependa de mantenerse al día con las últimas tendencias.

Cuida y repara la ropa para prolongar su vida

Recicle cualquier ropa no deseada intercambiándola, vendiéndola o donándola a organizaciones benéficas.

Considera comprar ropa de segunda mano, vintage y reciclada

Deja una respuesta

Your email address will not be published.