Javier Milei asume la presidencia de Argentina con advertencias sobre la economía

Javier Milei asume como presidente de Argentina con un discurso centrado en los desafíos económicos y un enfoque de cambio radical.



Milei promete una transformación profunda en Argentina, advirtiendo sobre las dificultades económicas inminentes


10 Dic. (EUROPA PRESS TELEVISIÓN) -La toma de posesión de Javier Milei como Presidente de Argentina ha marcado un momento histórico en Buenos Aires. Frente al Congreso de la Nación, el 10 de diciembre de 2023, simpatizantes se congregaron para ser testigos de este importante evento. Capturado por la lente de Matias Chiofalo de Europa Press, la escena reflejó la esperanza y el espíritu de cambio que acompañan la llegada de Milei al poder.

Milei, conocido por sus posturas ultraliberales, juró su cargo en una ceremonia que no solo fue un formalismo, sino también un momento de definiciones clave. Su discurso de investidura estuvo cargado de promesas y advertencias, delineando su visión para un Argentina transformada. Propuso un "nuevo contrato social", enfatizando en la necesidad de un Estado que garantice derechos sin controlar las vidas de los ciudadanos.

Javier Milei, flanqueado por simpatizantes, asume la presidencia de Argentina prometiendo cambios radicales y enfrentando retos económicos inminentes.



La economía fue el eje central de su mensaje, donde Milei no dudó en señalar la grave situación heredada, especialmente el desafío de una inflación galopante. Reconoció abiertamente que las medidas necesarias para estabilizar la economía tendrán un impacto negativo a corto plazo en el nivel de actividad, el empleo y el poder adquisitivo. Sin embargo, se mostró confiado en que estas acciones sentarán las bases para una reconstrucción sólida del país.

El nuevo presidente también se enfocó en temas de seguridad y justicia. Criticó la situación actual del narcotráfico y la impunidad en el país, prometiendo un enfoque más duro y directo en el manejo de estos problemas. Su firmeza quedó patente en su declaración de que aquellos que obstruyan la vía pública en protesta contra sus políticas no recibirán apoyo estatal.

Incluso en un discurso tan centrado en temas domésticos, Milei encontró espacio para referencias religiosas, simbolizando su proceso de conversión al judaísmo con menciones al Antiguo Testamento y la fiesta de Jánuca, remarcando la importancia de la fe y la inspiración divina en su mandato.

Tras el discurso, Milei continuó con las formalidades del día, incluyendo un acto en la Cámara de Diputados. Acompañado por su vicepresidenta, Victoria Villarruel, recibió la banda presidencial y el bastón de mando de manos de sus predecesores, en un traspaso de poder que fue tanto simbólico como real.

La jornada concluyó con Milei rompiendo el protocolo para recorrer a pie el último tramo hasta la Casa Rosada, saludando a los ciudadanos reunidos a lo largo del camino. Este gesto, junto con su discurso, marca el comienzo de una nueva era en Argentina, una en la que Milei promete llevar al país por un camino de prosperidad y libertad, a pesar de los desafíos inmediatos.
© Diario Salto Al Día / Todos los derechos reservados
Salto, Uruguay