Denuncian tortura en Unidad 13 de cárcel de Maldonado

Denuncian tortura en Unidad 13 de cárcel de Maldonado

Un grave incidente ha salido a la luz en la Unidad 13 Las Rosas, una cárcel ubicada en Maldonado, donde un recluso fue encontrado en una situación de abuso y maltrato. Durante una inspección rutinaria, funcionarios del establecimiento penitenciario descubrieron que el individuo se encontraba en condiciones irregulares y presentaba múltiples hematomas. Este hallazgo ha precipitado una serie de investigaciones para esclarecer los hechos y determinar las responsabilidades pertinentes.

El recluso afectado, cuya identidad no ha sido revelada para proteger su privacidad, fue inmediatamente trasladado a servicios médicos tras el descubrimiento de sus lesiones. Posteriormente, reveló que había sido objeto de maltrato continuado por parte de dos compañeros de celda, quienes le negaban el acceso a la comida y le imponían realizar tareas de limpieza bajo amenazas. Esta dinámica de abuso, según sus declaraciones, había estado ocurriendo durante al menos un mes.

Las repercusiones de esta denuncia no se hicieron esperar. Luis Mendoza, director del Instituto Nacional de Rehabilitación, se personó en la instalación para supervisar la situación de cerca y exigió la elaboración de un informe de urgencia. El objetivo es dilucidar cómo fue posible que estos abusos continuaran sin ser detectados y determinar qué medidas correctivas deben adoptarse para prevenir futuros incidentes similares.

La fiscal Ana Rosés, encargada del caso, ha iniciado las actuaciones correspondientes, buscando esclarecer los detalles del maltrato y proceder legalmente contra los responsables. Como medida inmediata, los reclusos acusados de infligir el maltrato han sido reubicados en celdas separadas para salvaguardar la integridad del denunciante y evitar represalias.

Este suceso ha puesto en evidencia la necesidad de un mayor control y mejoras en las condiciones de vida dentro de las cárceles uruguayas. También ha resaltado la importancia de proporcionar canales seguros para que los reclusos puedan reportar abusos sin temor a represalias. Las autoridades penitenciarias se enfrentan ahora al desafío de restaurar la confianza en el sistema, garantizando la seguridad y los derechos de todos los internos.

Mientras tanto, la comunidad aguarda los resultados de la investigación y las acciones que tomarán las autoridades para rectificar la situación y asegurar que la justicia prevalezca. Este incidente sirve como un recordatorio sombrío de las realidades que a menudo quedan ocultas detrás de los muros de las prisiones y la imperiosa necesidad de atención y reforma.


SHOP Libros




© Diario Salto Al Día | Todos los derechos reservados
Salto, Uruguay