Darren Aronofsky describe su viaje para crear la primera película para la esfera de Las Vegas

Tras el emocionante lanzamiento el 29 de septiembre de Esfera con la residencia de U2, el viernes, el cineasta Darren Aronofskyes transportador Postal desde la Tierra se convirtió en la primera película que se estrenó en el nuevo lugar de entretenimiento de Las Vegas. Una especie de narrativa y documental, sumerge a los espectadores en una variedad de experiencias, permitiéndoles, por ejemplo, sentirse como si estuvieran caminando junto a elefantes en un safari, nadando con tiburones bajo la superficie del océano o viendo la Tierra desde un planeta distante.

Esta película también demuestra el potencial de este nuevo lienzo para los cineastas. «Todavía lo estoy procesando todo», dijo el director nominado al Oscar de Cisne negro dice El reportero de Hollywood de Sphere, cuyo interior está recubierto con una pantalla LED de 16K de 160,000 pies cuadrados que se extiende más allá de la visión periférica de los miembros de la audiencia y muy por encima y detrás de sus cabezas. Las imágenes, mostradas en alta resolución que crea una sensación de profundidad y de estar allí, van acompañadas de un nuevo y potente sistema de sonido con división de haz y características 4D como viento y asientos hápticos.

«Realmente es un medio diferente debido a la naturaleza inmersiva de todas las imágenes que creas y cómo se traducen al espectador», dice Aronofsky, y relata que cuando comenzaron a planificar la película, les recordó la película de 1895 de los hermanos Lumière. corto La llegada de un tren a la estación de La Ciotat, que es conocido por haber sorprendido al público al ver un tren en movimiento acercándose a ellos a través del entonces nuevo medio de las películas. “Eso en cierto modo influyó en la apertura de la Esfera. … Ese momento en el que las expectativas de lo que estás viendo cambian repentinamente”.

Como en los primeros días del cine, el lenguaje visual y las herramientas cinematográficas se fueron desarrollando a medida que se hacía la película. «Comenzamos con nueve cámaras rojas soldadas entre sí para tratar de obtener la resolución que necesitábamos para crear una imagen para Sphere», recuerda Aronofsky, y agrega que luego recibieron el primer prototipo de la cámara Big Sky personalizada de 18K que se inventó para crear contenido. para Esfera. Esa cámara, utilizada para filmar la mayor parte Tarjeta postal – evolucionó durante la producción ya que “también estábamos tratando de descubrir cuál era el lenguaje de cómo filmar una película de 270 grados, cómo hacer que el público se sintiera cómodo con su visión periférica llena de imágenes”.

La película de una hora es efectivamente un recorrido envolvente alrededor del mundo, rematado con una historia ambientada en el espacio en una relación de aspecto familiar de una película, que comienza cuando dos humanos llegan a Saturno. A medida que recuerdan la vida en la Tierra, las imágenes se abren para usar la pantalla completa. El antiguo colaborador de Aronofsky, el director de fotografía Matthew Libatique, fotografió la historia espacial con la cámara Alexa 65 de ARRI, mientras que el vicepresidente senior de captura e innovación de Sphere Studios, Andrew Shulkind, se desempeñó como director de fotografía para el contenido de Sphere. En total viajaron a 26 países con diversas cámaras, principalmente Big Sky.

Aronofsky descubrió que con el gran lienzo y la alta resolución que podían mostrar, el objetivo era componer fotogramas llenos de detalles alrededor del espectador. «Intentamos rodar en muchas cuevas porque sabíamos que la gente podría mirar hacia arriba y ver pequeñas arañas arrastrándose por encima de la cueva y todos los demás tipos de vida», dice el director. Una de esas criaturas obtuvo una gran respuesta cuando saltó hacia la audiencia. «Definitivamente sabía que quería tomar tomas macro porque presentarlas en 18K al público con ese nivel de detalle sería algo que nadie había visto antes». Para ello, reclutaron un equipo de fotógrafos de historia natural.

Otra toma de héroe involucró jirafas, incluida una que parece inclinarse hacia la Esfera hacia la audiencia. “Lo interesante es que la parte frontal de la cámara Big Sky es un gran trozo de cristal. Entonces hay muchas reflexiones. Entonces la jirafa realmente piensa que está viendo una jirafa y está muy confundida, y seguían acercándose para comprobar lo que estaban viendo”, relata Aronofsky. “Nos alejamos y simplemente dejamos la cámara ahí afuera y la operamos desde la distancia para que los animales se sintieran cómodos pasando el rato alrededor de ella. Y eso [shot] Fue simplemente una casualidad afortunada, que llega cuando tienes suficiente tiempo y trabajas con los mejores fotógrafos de historia natural del mundo”.

Las impresionantes tomas también incluyeron un elefante caminando muy cerca de la audiencia, creadas por el fotógrafo de historia natural Graham Booth (que trabajó anteriormente en la película de Aronofsky). Una roca extraña) y Shulkind. «Hay algunos trucos que no revelaré, pero el elefante estuvo muy cerca de pisar una cámara de un millón de dólares», admite Aronofsky.

trayendo Tarjeta postal a la Esfera (a su capacidad y con espacio para estar de pie, la Esfera tiene capacidad para 20.000 personas, pero Tarjeta postal las proyecciones no ocuparán todos los asientos) también implicó un cronograma de producción ajustado que implicó una gran cantidad de inventos, incluido el desarrollo de un flujo de trabajo de producción y posproducción complejo, nuevas tecnologías y procesos para todo, desde revisar el trabajo hasta sacar enormes cantidades de datos de la sala. cámara y mediante postproducción. Aronofsky informa que la película involucraba medio petabyte de datos.

oppenheimer Se contrató a la editora Jennifer Lame para montar la película, que fue realizada por un compositor de Avid Media. Un programa de realidad virtual recientemente desarrollado le permitió revisar cortes en lo que podría parecer ser Sphere (también probaron cortes en el Big Dome de un cuarto de tamaño en Sphere Studios en Burbank). Industrial Light and Magic y Digital Domain proporcionaron efectos visuales para el proyecto.

Pero Aronofsky, Lame y el equipo finalmente no pudieron ver la película en el escenario real de Esfera hasta principios de septiembre, lo que dificultó aún más la postproducción.

El colorista de Picture Shop, Tim Stipan (Aronofsky’s La ballena) etalonó la película mientras que Craig Hennigan, antiguo colaborador del director, se desempeñó como editor de sonido supervisor, diseñador y mezclador de regrabaciones. “Tim realmente tuvo que descubrir cómo cronometrar estas imágenes. Nunca antes nadie había cronometrado una imagen de 18K”, afirma Aronofsky. “Lo mismo ocurre con el sonido. Como la imagen tiene 270 grados, desea que los sonidos estén en el lugar correcto. Pero realmente no puedes mezclarlo en una pantalla de cine normal porque no sabes exactamente dónde está sucediendo. Así que hicimos una especie de suposición y lo hicimos lo mejor que pudimos y luego entramos en la Esfera y el equipo de MSG allí descubrió cómo podríamos usar esa pantalla grande para mezclar la película”.

Para Stipan, el equipo instaló un sistema de gradación de color Baselight en una sala de Sphere, para que pudiera trabajar en el entorno real. (El fabricante de Baselight, Filmlight, escribió un nuevo software para admitir el contenido de Sphere. Mientras tanto, Hennigan comenzó creando una mezcla Dolby Atmos y trabajó desde allí.

Shulkind, que ha trabajado con Sphere durante casi cuatro años y jugó un papel decisivo en el desarrollo de la cámara Big Sky y el flujo de trabajo para los cineastas, recuerda haber trabajado en el recinto de Las Vegas durante septiembre. Tenían unas horas cada mañana para comprobar la edición, el tiempo de color y el sonido, y luego trabajaban hasta la medianoche todos los días mientras U2 ensayaba y el equipo daba los toques finales al lugar.

Esto implicó incluso probar y preparar elementos finales, como los efectos del viento, que provienen del frente del recinto. “Se necesitan unos 30 segundos para que algo de viento llegue, por lo que tuvimos que cronometrar cómo llega el viento a la primera fila y a la última fila”, explica. “Ponían estos vasos de plástico con un poco de oropel encima para que pudiéramos rastrear cuándo se estaban contaminando diferentes áreas. [wind]. … Ha sido un mes complicado”.

Fuente


SHOP Libros




© Diario Salto Al Día | Todos los derechos reservados
Salto, Uruguay