Raúl Peñaranda desvela la presión sobre el periodismo boliviano y la lucha contra el narcotráfico de Marset

En una entrevista con Salto Al Día, el periodista boliviano Raúl Peñaranda expone las dificultades que enfrenta la prensa en Bolivia, marcadas por la presión de las autoridades y la lucha contra la corrupción y el narcotráfico.

En una entrevista reveladora, Raúl Peñaranda, un periodista boliviano de alto perfil y director del diario Brújula digital, destaca la situación alarmante que enfrentan los periodistas en Bolivia debido a la presión y el acoso por parte del gobierno y las fuerzas policiales. Como presidente de la Asociación de Periodistas de La Paz, Peñaranda describe cómo el trabajo periodístico se ve obstaculizado en el país mientras se intenta cubrir casos de corrupción y narcotráfico.

La aparente ineficiencia y corrupción en la gestión de casos de alto perfil, como el del supuesto narcotraficante uruguayo y sus cómplices, ha causado desconcierto entre los periodistas. Peñaranda señala cómo las autoridades bolivianas parecen haber pasado por alto las denuncias anteriores sobre la presencia del acusado en el país, lo que ha llevado a cuestionar la eficacia y transparencia del gobierno en estos asuntos.

El Ministro de Gobierno, del Castillo, es una figura controvertida, resistida tanto por la oposición como por los seguidores del ex presidente Morales. Peñaranda señala que este funcionario ejerce influencia sobre la policía boliviana y supervisa la emisión de documentos oficiales, lo que genera sospechas sobre su papel en la lucha contra el narcotráfico.

Peñaranda indica que la corrupción relacionada con el narcotráfico parece estar concentrada en los niveles medios y altos de la policía, específicamente en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico. Sin embargo, también reconoce que la política boliviana se mantiene en gran medida al margen de la corrupción del narcotráfico.

En relación con el paradero del narcotraficante Raúl, Peñaranda señala que las autoridades no han proporcionado una confirmación definitiva de su ubicación, lo que genera dudas sobre la capacidad del gobierno para manejar esta situación. Además, menciona los recientes escándalos relacionados con el narcotráfico, como el cargamento de cocaína interceptado en España y el avión cargado de drogas encontrado en el norte de Argentina.

Peñaranda destaca las presiones adicionales que enfrentan los periodistas por parte de las mafias del narcotráfico. Las amenazas y la intimidación a periodistas y medios de comunicación que cubren estos casos han generado preocupación y limitaciones para el ejercicio del periodismo en Bolivia.

Finalmente, Peñaranda subraya que la falta de protección y seguridad para los periodistas es preocupante, especialmente cuando se enfrentan a procesos penales injustos por cumplir con su deber de informar. A pesar de los desafíos y peligros, los periodistas bolivianos continúan su labor para asegurar que la verdad se conozca y la libertad de prensa se mantenga en el país.

© Diario Salto Al Día / Todos los derechos reservados
Salto, Uruguay