Fernando Villavicencio había investigado la pérdida de $200 millones en negocios petroleros entre Uruguay y Ecuador

Fernándo Villavicencio, periodista y candidato a la presidencia de Ecuador, asesinado recientemente en su país, había invetigado graves hechos  y negociaciones oscuras en la Ancap de Sendic y el FA y Petro Ecuador.

En marzo de 2018, las autoridades uruguayas llevaron a cabo lo que Ecuador había dejado pendiente durante casi una década: investigar un delito de negociación indebida de petróleo entre la firma estatal uruguaya Ancap y la compañía holandesa Trafigura, resultando en un daño económico a Ecuador que supera los $200 millones.

Siete años después de la presentación de una carta dirigida al entonces presidente de Uruguay, José Mujica, y al senado de la nación, por parte del ex legislador Cléver Jiménez y el periodista Fernando Villavicencio, la Fiscalía uruguaya ha confirmado la validez de las acusaciones. Los reclamantes habían alertado sobre la presencia de irregularidades en la firma y ejecución de los contratos de intercambio de crudo por derivados entre Petroecuador y Ancap.

La denuncia fue tomada en cuenta por varios legisladores uruguayos, quienes se encargaron de la supervisión del asunto. Algunas publicaciones de la época resaltaron la denuncia y también hicieron alusión al libro «Ecuador Made in China», lanzado en 2013, donde se dedica un capítulo al controvertido caso.

En el siguiente audio, Fiscal Pacheco pedía el procesamiento por Ancap y Trafigura

[fvplayer id=»40″]

La Fiscalía de Uruguay Especializada en Crimen Organizado había emitido un dictamen sobre los contratos firmados en 2010 para la compra y venta de crudo y productos refinados entre Petroecuador y Ancap, una transacción que superó los USD 4.900 millones, con un beneficio estimado de USD 200 millones para la firma holandesa Trafigura.

En el dictamen, la justicia dejó en claro que no era relevante si Petroecuador tenía conocimiento de la participación de Trafigura o si no había planteado objeciones a su intermediación. La cuestión a investigar era la legalidad de la decisión del Directorio de Ancap de permitir a Trafigura involucrarse en este lucrativo negocio.

Luis Pacheco, el fiscal a cargo de la investigación, subrayó que Raúl Sendic, ex vicepresidente de Uruguay y ex presidente de Ancap, incurrió en abuso de funciones al contratar a Trafigura sin una licitación adecuada para mediar en los negocios de compra de petróleo entre Ancap y Ecuador. Pacheco solicitó el enjuiciamiento de Sendic como «autor responsable de múltiples delitos de malversación, con dos casos de abuso de funciones no previstos específicamente por la ley.»

sendic-correa

Detalles revelados sobre las negociaciones de ANCAP con Petroecuador

Entre los años 2010 y 2011, ANCAP y Petroecuador llevaron a cabo negociaciones que consistían en la compra de crudo por parte de la estatal uruguaya a precios preferentes, mientras que, a cambio, Petroecuador recibía productos refinados como el gasoil. El objetivo era realizar un intercambio directo, eliminando la necesidad de intermediarios.

Sin embargo, posteriormente se supo que ANCAP había contratado a la empresa holandesa Trafigura como intermediaria (trading). Esta empresa, involucrada previamente en escándalos de corrupción en la región, fue etiquetada como «mafiosa» y «corrupta» por el ex presidente ecuatoriano Rafael Correa.

La fiscalía uruguaya destacó las irregularidades en la contratación de Trafigura, señalando que desde el comienzo del contrato, ANCAP trabajó con Trafigura, la cual actuaba como intermediaria en la compra de crudo a Petroecuador y en la venta de gasoil. La fiscalía explicó que Trafigura no fue contratada para la compra o venta de petróleo crudo o sus derivados, sino seleccionada sin licitación para actividades de «trading». Esto le otorgó una posición extremadamente favorable en el contrato con Petroecuador, sin ser seleccionada en procesos competitivos en Uruguay ni Ecuador.

El primer envío de crudo ecuatoriano a la refinería «La Teja» de Uruguay tuvo lugar el 2 de marzo de 2010. En ese momento, Rafael Correa enfatizó que el objetivo de los acuerdos era el intercambio directo de crudo, declarando: «regalábamos nuestros dineros a las transnacionales y a los intermediarios. Hoy empezamos el intercambio directo de ese crudo hacia Uruguay que tiene capacidad de refinación. Ellos nos enviarán derivados, de tal forma que eliminamos esa intermediación.» Estas palabras ahora resuenan con una nota de ironía, dadas las revelaciones sobre el papel de Trafigura en las negociaciones.

El 26 de agosto de 2010, cuatro meses después de las afirmaciones del ex presidente ecuatoriano Rafael Correa sobre el intercambio directo de crudo, se formalizó un convenio para la intermediación con Trafigura. En este acuerdo, se especificaba que ANCAP suministraría a Trafigura el crudo recibido de Petroecuador y otros hidrocarburos exportables, mientras que la empresa holandesa aportaría los productos refinados a la estatal ecuatoriana.

German Riet, quien en aquel entonces era el vicepresidente de ANCAP, brindó claridad sobre el convenio cuatro años después, explicando a la fiscalía uruguaya cómo se manejaba el proceso: «Trafigura retiraba el crudo, lo vendía donde quiera y luego conseguía los refinados por el mundo para satisfacer las necesidades de Petroecuador». Riet también destacó que el contrato no estipulaba que el crudo debía ser enviado a Uruguay para su refinación.

Además, Riet confirmó que Ecuador estaba al tanto de la participación de Trafigura en este proceso. Según sus palabras, hubo encuentros en Montevideo entre representantes de Petroecuador, Trafigura y ANCAP.

Estas declaraciones arrojan luz sobre las relaciones y acuerdos entre las tres partes y explican cómo se desarrolló este proceso complejo. La información también resalta las inconsistencias entre la visión pública inicial del acuerdo y las prácticas reales que se llevaron a cabo, cuestionando el propósito y la transparencia del trato.

Inconsistencias en los contratos entre Petroecuador y ANCAP

El 26 de enero de 2010, Petroecuador y ANCAP suscribieron el Convenio de Intercambio de Hidrocarburos 2010029 y ese mismo día firmaron dos contratos (2010304 y 2010305) de compra y venta de crudo y productos refinados. Además, el 16 de noviembre de ese año, se firmó un contrato modificatorio.

Las discrepancias surgieron entre las cláusulas «Destino» y «Volumen» del Convenio de intercambio y de los contratos. Por ejemplo, mientras el Convenio de Intercambio permitía a Petroecuador exportar hasta 36.000 barriles diarios, el contrato 2010304 establecía la entrega de hasta 100.000 barriles por día, una diferencia significativa.

Otro punto de conflicto fue que la normativa interna de Petroecuador estipulaba que el crudo entregado debía destinarse exclusivamente a sus refinerías. No obstante, el Convenio estableció que Petroecuador entregaría el crudo «para ser refinado de preferencia en las refinerías de Ancap».

Estas contradicciones se reflejaron en dos aspectos clave de los contratos que se desviaron del reglamento de Petroecuador: a) no se estableció el diferencial, que quedó bajo la responsabilidad de un Comité de Negociación durante 11 meses; y b) el crudo fue desviado hacia la intermediación.

Estas incongruencias en los contratos plantean interrogantes sobre la validez y transparencia de los acuerdos. La presencia de cláusulas contradictorias podría indicar falta de claridad en la negociación y la ejecución de los acuerdos, lo cual podría tener implicaciones legales y éticas en las relaciones entre estas entidades estatales.

La subfacturación del crudo ecuatoriano se determina por la fijación de diferenciales y premios, por serriet aplicados fuera de los parámetros de licitación internacional. En este caso, los premios adjudicados a Ancap nunca se los estableció siguiendo procedimientos licitatorios para monitorear la realidad del mercado, sino a través de “acuerdos mutuos”;  lo que provocó que éstos fueran inferiores a los establecidos por el mercado, del mismo modo, los diferenciales acordados sobre la mesa de los convenios interestatales difieren, en algunos casos, en dos dólares por barril, y en otros, hasta en ocho dólares, comparados con los diferenciales del mercado.

 

Las ganancias y pérdidas en las negociaciones entre Trafigura, Ancap y Petroecuador

En las negociaciones comerciales entre Trafigura, Ancap y Petroecuador, los resultados financieros son responsabilidad de cada entidad, según las declaraciones de Riet. Ancap se embolsó una pequeña fracción, equivalente al “uno por mil” del total comercializado por Trafigura, mientras que la Fiscalía uruguaya estima que las ganancias de Trafigura ascendieron a 200 millones de dólares y las de Ancap a 6 millones. Pero, ¿qué pasó con las ganancias de Petroecuador?

EU-LF1

El artículo titulado «El escándalo uruguayo», publicado originalmente en la revista digital Plan V en 2014, aborda el asunto y ahora se encuentra disponible en este medio. En él se destaca que Petroecuador vendió su crudo a precios por debajo del mercado, y los combustibles estuvieron sobrevalorados. A pesar de las afirmaciones de Correa de que la intermediación no causó daños al país, se argumenta que Ecuador habría perdido una suma colosal, al transferir a una empresa privada extranjera el control de 25 millones de barriles de su recurso natural más preciado.

Además, se menciona en la misma publicación que Trafigura tenía tres buques cargados con diésel en camino a Ecuador semanas antes de firmar los contratos. También se hace referencia a un memorando (253-PCO-GCI-CIC-2010) fechado el 22 de enero de 2010, en el cual el jefe de operaciones de la Gerencia de Comercio Internacional ordena, según “un requerimiento verbal de la Unidad de Comercialización”, que una carga de crudo destinada a la estatal chilena Enap sea entregada a Ancap.

TA-LF14

Más tarde se observó que los cinco primeros envíos de crudo oriente a beneficio de Ancap/Trafigura, junto con diversos lotes de combustibles de Ancap/Trafigura hacia Petroecuador, se aprobaron el 12 de enero de 2010, mediante el memorando 0121-GCI.2010. Olimpia Valdivieso, de Petroecuador, firmó estos documentos, y los cargamentos comenzaron a operar a partir de la ventana del 24 de enero de ese año en adelante.

Negocio multimillonario con Trafigura, Ancap y Ecuador: Irregularidades en acuerdos

TA-LF11La justicia uruguaya había revelado que los acuerdos entre Trafigura, Ancap y Ecuador, marcados por irregularidades desde el principio, resultaron en una transacción multimillonaria. Se manejó una suma que supera los USD 4.900 millones, donde Trafigura obtuvo una ganancia aproximada de 200 millones de dólares y Ancap recibió USD 6 millones.

Sin embargo, la Fiscalía uruguaya señaló que, aunque Ancap logró un beneficio económico, las ganancias de Trafigura fueron desproporcionadamente mayores. Además, la entidad estatal uruguaya pudo acceder a una operación comercial con petróleo crudo ecuatoriano «sin enfrentar competencia alguna», lo que podría haber generado mayores beneficios.

Por otro lado, la justicia ecuatoriana se basó únicamente en un informe de la Contraloría General del Estado de 2013, donde los auditores expresaron su insatisfacción por no poder llegar a conclusiones claras sobre los resultados económicos del intercambio de crudo por derivados. Esto se debió a que Ancap no entregó las facturas necesarias hasta la fecha de cierre del examen. El organismo se quejó de disponer únicamente de «3 actas del Comité de Intercambio y unos cuantos correos electrónicos».

© Diario Salto Al Día / Todos los derechos reservados
Salto, Uruguay