Kim muestra su arsenal de misiles a delegados de Rusia y China durante la conmemoración del fin de la Guerra de Corea

El líder norcoreano, Kim Jong Un, presidió un desfile militar acompañado de altos dignatarios de Rusia y China, en el que mostró sus misiles con capacidad nuclear en la celebración del 70 aniversario del fin de la Guerra de Corea, que Pyongyang llama el “Día de la Victoria”, pero que terminó con un armisticio.El acto del jueves por la noche fue una nueva muestra de desafío hacia Estados Unidos y de unión con Rusia mientras las tensiones en la península alcanzan su nivel más alto en décadas.

Kim presenció el desfile junto al ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigu, y un funcionario del partido gobernante chino, Li Hongzhong, desde un balcón que da a la plaza Kim Il Sung, el fundador de Corea del Norte y abuelo de Kim.

Imágenes editadas emitidas en la televisión estatal norcoreana este viernes mostraron las calles y las gradas llenas de miles de espectadores movilizados para la ocasión, que aclamaron a los soldados, tanques y enormes misiles balísticos intercontinentales cargados en camiones a su paso por la avenida principal.

Se llevó a gente de todo el país para llenar las gradas, afirmaron los medios estatales.

Antes del desfile, diversas actividades incluyeron vuelos ceremoniales de nuevos drones de vigilancia y ataque, que la prensa estatal presentó esta semana al reportar sobre de una exposición de armas a la que asistieron Kim y Shoigu.

El acto principal comenzó con la llegada de Kim a la plaza en una limusina escoltada por motocicletas en formación. El líder saludó a la guardia de honor y a funcionarios militares y recorrió una alfombra roja para entrar al edificio, donde fue saludado por Shoigu y Li en el balcón, mientras las tropas que estaban debajo entonaban consignas.

Los organizadores emitieron mensajes en ruso, chino y coreano en la presentación de los invitados del mandatario al estrado.

Durante el desfile, Kim sonreía y conversaba con Shoigu y Li, quienes permanecieron de pie a su derecha e izquierda, respectivamente, en el centro del balcón. Kim y Shoigu saludaron con la mano a los participantes.

Las principales armas del arsenal norcoreano se mostraron al final, cuando los soldados pasearon los nuevos misiles balísticos intercontinentales Hwasong-17 y Hwasong-18, que fueron probados recientemente y podrían llegar al territorio continental estadounidense. Algunos analistas dicen que los proyectiles se basan en los diseños y la experiencia rusas.

El ministro norcoreano de Defensa, Kang Sun Nam, quien describió el desfile como una celebración histórica de la “gran victoria contra los imperialistas estadounidenses y las fuerzas de las naciones que los acompañaron”, señaló que el país, bajo el liderazgo de Kim, podría “prosperar indefinidamente”.

Además, condenó a Washington por ampliar de sus maniobras militares con Corea del Sur, que Pyongyang considera ensayos de invasión, y por la celebración de nuevas rondas de reuniones de planificación de contingencias nucleares con Seúl.

Los aliados dicen que sus ejercicios son defensivos y que las mejoras en la formación y la planificación son necesarias para hacer frente a la creciente amenaza nuclear que supone la hermética nación.

La prensa estatal norcoreana destacó también el mensaje enviado por el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en el que dio las gracias a Kim por su “firme apoyo” a sus esfuerzos bélicos en Ucrania.

Putin dijo que los intereses de Moscú y Pyongyang se estaban alineando al contrarrestar al “Occidente colectivo en su política de interponerse en el camino del establecimiento de un orden mundial genuinamente multipolar y justo”, según la versión del Kremlin de la carta.

© Diario Salto Al Día / Todos los derechos reservados
Salto, Uruguay