Ataque nocturno a la central hidroeléctrica de Kajovka provoca desastre de inundación y apagón en la provincia rusa de Jersón

En un acto descrito como un «grave acto de terrorismo», las fuerzas ucranianas llevaron a cabo un ataque nocturno contra la central hidroeléctrica de Kajovka en la provincia rusa de Jersón, causando una destrucción significativa y desencadenando una inundación descontrolada. El alcalde de la cercana ciudad de Nóvaya Kajovka, Vladímir Leóntiev, confirmó la destrucción de las válvulas de la represa, lo que provocó que el agua se descargara de manera descontrolada.

El nivel del agua río abajo ha aumentado hasta 5 metros debido a la destrucción de la parte superior de la presa. A pesar de los daños, Leóntiev aseguró que la represa no ha sido completamente destruida. Sin embargo, la situación ha empeorado, con al menos 300 casas en dos asentamientos cercanos a Nóvaya Kajovka en riesgo de inundación.

«El nivel del agua sigue subiendo. Hemos comenzado a evacuar a las personas de todas las casas inundadas», dijo el alcalde. Se espera que el agua del río Dniéper vuelva a los niveles normales dentro de 72 horas.

El suministro de energía eléctrica en Nóvaya Kajovka se ha suspendido por motivos de seguridad, y una parte «significativa» de la ciudad se encuentra inundada. Leóntiev atribuyó la destrucción parcial de la central hidroeléctrica a los ataques sucesivos de las fuerzas ucranianas y afirmó que la reparación de la represa es imposible, y tendrá que ser reconstruida totalmente «después de la victoria de Rusia».

Las autoridades de la provincia de Jersón están recorriendo las zonas costeras del río Dniéper y han dispuesto autobuses para la evacuación de los residentes. El servicio de emergencias de la provincia de Jersón condenó el ataque «terrorista» y describió la destrucción en la central hidroeléctrica como «muy grave».

El jefe de gobierno de Jersón, Andréi Alekseenko, informó que 14 localidades ubicadas a orillas del río Dniéper se encuentran en la zona de riesgo de inundaciones, afectando a más de 22.000 personas. Sin embargo, se ha confirmado que la destrucción parcial de la presa no representa ningún peligro crítico para la central nuclear de Zaporozhie.

Este ataque nocturno y sus consecuencias han dejado a la región en un estado de incertidumbre y caos, con los residentes preparándose para evacuar en caso de que la situación empeore.

© Diario Salto Al Día / Todos los derechos reservados
Salto, Uruguay