El papel de las mujeres en la economía latinoamericana

EL PAPEL DE LAS MUJERES EN LA ECONOMÍA LATINOAMERICANA

La economía de América Latina ha experimentado numerosas transformaciones en los últimos años. Uno de los cambios más significativos ha sido la incorporación de las mujeres al mercado laboral, lo cual ha generado un impacto positivo en la economía de la región.

Las mujeres en América Latina representan un porcentaje significativo de la población económicamente activa. Según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en 2018, las mujeres representaban el 48,1% de la población total de la región y el 48,8% de la población económicamente activa. Sin embargo, a pesar de contar con una mayor presencia en el mercado laboral, las mujeres latinoamericanas aún enfrentan desigualdades y barreras para acceder a empleos bien remunerados y a cargos de liderazgo.

A continuación, presentamos algunos aspectos relacionados con el papel de las mujeres en la economía latinoamericana:

1. EMPRENDIMIENTO FEMENINO

El emprendimiento femenino ha creado una nueva dinámica en la economía de América Latina. Las mujeres están abriendo empresas a un ritmo tres veces más alto que los hombres y son propietarias del 34% de los negocios en la región. Además, las empresas lideradas por mujeres son más innovadoras y tienen una mayor capacidad de adaptación al cambio. A pesar de ello, las mujeres emprendedoras en la región enfrentan obstáculos significativos en lo que se refiere a financiamiento, redes de apoyo y barreras culturales.

2. TRABAJO DOMÉSTICO Y CUIDADOS

El trabajo de cuidados, que tradicionalmente ha sido considerado como una tarea exclusiva de las mujeres, es fundamental para el desarrollo socioeconómico de la región. Sin embargo, este trabajo no remunerado a menudo queda invisibilizado y no se considera en los indicadores económicos. Según la CEPAL, en 2018, las mujeres de América Latina y el Caribe destinaban en promedio 21,3 horas semanales al trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, mientras que los hombres solo destinaban 9,8 horas semanales a esta tarea.

3. DESIGUALDAD SALARIAL

A pesar de haber aumentado su participación en el mercado laboral, las mujeres latinoamericanas aún enfrentan desigualdades salariales. Según datos de la OIT, en la región, las mujeres ganan en promedio un 17% menos que los hombres. Las desigualdades salariales son aún más acusadas en ocupaciones de mayor cualificación y en cargos directivos.

4. PARTICIPACIÓN POLÍTICA

La participación de las mujeres en la vida política y en la toma de decisiones es fundamental para garantizar una sociedad más justa e igualitaria. En América Latina, las mujeres han logrado avances significativos en este aspecto, especialmente en la última década. Sin embargo, aún queda mucho por hacer para alcanzar la paridad de género en el ámbito político, tanto en cargos electos como en altos cargos de la función pública.

En conclusión, las mujeres desempeñan un papel fundamental en la economía de América Latina y su participación en el mercado laboral es esencial para el desarrollo económico y social de la región. A pesar de los avances, aún son necesarias políticas y medidas concretas para garantizar la igualdad de oportunidades y la equidad de género en la economía latinoamericana.

© Diario Salto Al Día / Todos los derechos reservados
Salto, Uruguay