Coerción económica es parte clave del conjunto de herramientas de política exterior de China

Los funcionarios de las democracias desarrolladas hablan cada vez más sobre el uso de las barreras comerciales por parte de Beijing en las disputas políticas.

El 20 de mayo, los líderes del Grupo de los Siete (G7) anunciaron una iniciativa denominada Plataforma de Coordinación sobre Coerción Económica. La medida tiene como objetivo contrarrestar esto, incluso por parte de China.

“El mundo se ha encontrado con un aumento inquietante de incidentes de coerción económica que buscan explotar las vulnerabilidades y dependencias económicas con miras a permitir relaciones económicas sostenibles con China y fortalecer el sistema de comercio internacional, fomentaremos la resiliencia a la coerción económica,”, dijeron los líderes del G7 en un comunicado conjunto publicado el segundo día de la cumbre del G7 en Japón.

El periódico estatal chino Global Times criticó la declaración y dijo que China no participa en tales actividades.

“De hecho China nunca libra guerras arancelarias ni obstaculiza injustificadamente a ninguna empresa extranjera», dijo recientemente el Ministerio de Relaciones Exteriores de China. «Afirmar que China [está] involucrada en la llamada ‘coerción económica’ no es más que presentar cargos falsos, y la acusación es totalmente insostenible”, dijo Global Times en un artículo publicado el 21 de mayo.

Una afirmación falsa

El uso cada vez mayor de la coerción económica por parte de China se ha manifestado en diversas formas de presión que Beijing impone sistemáticamente a las empresas a las que apunta en la búsqueda de objetivos de política exterior.

El German Marshall Fund, un think tank estadounidense sobre políticas públicas, define la coerción económica como “el uso de herramientas y recursos comerciales, financieros u otros económicos para fines de política exterior, incluso para establecer dependencias que influyan en gobiernos, entidades o personas extranjeras”.

China es actualmente el principal socio comercial de más de 120 países, lo que le da a Beijing influencia contra aquellos que quieren acceder a su gran mercado.

El Instituto de Política Estratégica de Australia dijo en un informe publicado en febrero pasado que las acciones coercitivas se han convertido en “una parte clave del conjunto de herramientas de la República Popular China” a medida que adopta una posición más asertiva en las disputas internacionales y busca remodelar el orden global a su favor.

El informe del instituto, titulado «Contrarrestar la diplomacia coercitiva de China», indicó que entre 2020 y 2022, China apuntó a 19 países más la Unión Europea con diversas formas de presión económica, incluidas restricciones comerciales, inversión de barreras, restricciones al turismo, boicots, ciberataques y sanciones a particulares.

Tal coerción económica se dirigió a los países que se relacionan con Taiwán, se oponen a los reclamos marítimos de China con respecto al Mar de China Meridional, critican la opresión de China en Xinjiang y el Tíbet, o cruzan otras líneas rojas políticas para Beijing.

El Consejo Europeo de Relaciones Exteriores dijo en un informe de 2022 que la coerción económica de China contra Europa estaba “en una trayectoria profundamente preocupante”.

Un informe de marzo de 2023 por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales con sede en Washington analizó ocho casos de coerción económica china desde 2010. Concluyó que “la característica más destacada de la coerción económica de China es que simplemente no es muy efectiva”. Aún así, el informe indicó que a medida que China ha crecido económicamente, también lo ha hecho su propensión a participar en la coerción económica contra otras naciones.

Estos son algunos ejemplos recientes de las actividades de coerción económica de China:

EEUU: Micron Technology (2023)

Como informó The Wall Street Journal en 2018, China ha estado utilizando cada vez más chips avanzados para vigilar a sus ciudadanos.

En octubre de 2022, la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio de EEUU anunció que las nuevas medidas «restringirían la capacidad de la República Popular China para comprar y fabricar ciertos chips de alta gama utilizados en aplicaciones militares».

El 20 de mayo, el G7 anunció una posición aliada sobre la protección de las tecnologías de doble uso para que no caigan en manos de rivales estratégicos.

Al día siguiente, 21 de mayo, China anunció que prohibiría los productos fabricados por el gigante estadounidense de chips de memoria Micron Technology, citando graves riesgos para la seguridad de la red. La medida es ampliamente vista como una represalia por los esfuerzos de Washington para restringir el acceso de Beijing a tecnología clave.

Ucrania: vacunas contra la COVID-19 (2021)

En junio de 2021, Ucrania retiró su apoyo a un llamado para permitir el ingreso de observadores internacionales independientes a la región occidental china de Xinjiang, luego de que China amenazara con retener las vacunas contra el COVID-19 destinadas a Ucrania.

Según The Associated Press, Beijing amenazó con bloquear un envío planificado de al menos medio millón de dosis de vacunas contra el COVID-19.

China negó haber presionado a Ucrania sobre este asunto. Aún así, después de que Kiev retirara su apoyo a la propuesta sobre Xinjiang, las dos partes llegaron a un acuerdo en virtud del cual China indicó que estaba preparada para prestar a Ucrania hasta 1.000 millones de dólares para financiar proyectos de construcción de carreteras.

Lituania: Oficina de representación de Taiwán (2021-2022)

En noviembre de 2021, Lituania abrió una “ Oficina de representación taiwanesa ” en Vilnius, su capital. Beijing vio la elección de la palabra “Taiwán” en lugar de “Taipei” como una grave violación de su Principio de Una China, según el cual Beijing ve a Taiwán como una de sus provincias.

Según el Consejo de Relaciones Exteriores con sede en Nueva York, después de la apertura de la Oficina de Representación de Taiwán en Vilnius el 18 de noviembre de 2021, los datos de los clientes chinos mostraron una caída del 90 % en los envíos de mercancías desde Lituania en diciembre de 2021, en comparación con el mismo período en el que año anterior.

A principios de 2022, unas 60 empresas lituanas dijeron que enfrentaban problemas causados por las sanciones no oficiales de China. Según la Confederación de Industriales de Lituania, un importante grupo industrial, más de 1.200 contenedores de mercancías, con un valor estimado de 260 millones de dólares, no llegaban a Vilnius.

Beijing luego comenzó a apuntar a empresas en otros países que se abastecen de productos lituanos. Algunos fabricantes de automóviles alemanes que adquirieron piezas de automóviles de Vilnius luego se vieron incapaces de pasar la aduana en China.

Australia: Cancelación de proyectos de la Franja y la Ruta (2021)

En abril de 2021, la ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Marise Payne, canceló dos acuerdos en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, o BRI, el programa comercial y diplomático de Beijing de 1 billón de dólares para conectar Eurasia y África con infraestructura construida con proyectos en China.

Payne dijo que los acuerdos eran «inconsistentes con la política exterior de Australia o adversos a nuestras relaciones exteriores».

Como resultado, los lazos entre China y Australia, que se tensaron en 2018 cuando Canberra se convirtió en el primer país en prohibir al gigante tecnológico chino Huawei de su red 5G, se hundieron aún más, y Beijing suspendió indefinidamente las actividades en el marco del Diálogo Económico Estratégico bilateral de Australia.

[Adaptación de un artículo de Lin Yang para Polygraph]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTubey activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Coerción económica es parte clave del conjunto de herramientas de política exterior de China

© Diario Salto Al Día / Todos los derechos reservados
Salto, Uruguay