El presidente de la gremial del taxi Óscar Dourado estaría implicado en el robo de las 300 vacas



Trece empresarios vinculados a una red de robo de vacas preñadas en Rocha fueron formalizados por la justicia del Chuy por delitos de abigeato y receptación.

Varios acordaron compensar económicamente al propietario de los animales, entre ellos, el presidente de la gremial única del taxi, Óscar Dourado, quien fue imputado por receptación.

La denuncia de abigeato fue radicada en Rocha por el propietario de 300 vacas preñadas.

Éste le cedió los animales al dueño de un campo de la zona para pastoreo, pero cuando las fue a recuperar los animales habían desaparecido.

Días después de radicada la denuncia, el responsable del terreno donde estaban las vacas y principal actor de la maniobra se quitó la vida, según consta en la resolución judicial.

La fiscal titular del Chuy, Sandra Fleitas, pidió abstenerse del caso por motivos personales y la investigación quedó en manos del primer adjunto.

La policía inició rastrillajes en varios campos de rocha y ubicó prácticamente a la totalidad del ganado robado e incluso más, porque algunas de las vacas ya habían dado a luz. 270 vacas y 200 terneros fueron recuperados.

Se logró establecer que hubo varias irregularidades en la adquisición de estos animales y trece empresarios y productores rurales de Rocha y Montevideo fueron imputados por delitos de abigeato y receptación, informaron fuentes de fiscalía.

Los involucrados compraron animales denunciados a través de sus empresas ganaderas y se pudo verificar que existieron informalidades en la confección de guías de propiedad y tránsito y en la colocación de caravanas, que no correspondían a las características de los animales comercializados, entre otras.

La maniobra fue valuada en 180 mil dólares, ya que cada vaca preñada tiene un valor de 600 dólares aproximadamente.

Varios de los empresarios fueron imputados por el delito de receptación (es decir por tener en su poder el animal robado) y otros por abigeato especialmente agravado (por el hurto del animal).

Algunos formalizados negociaron con fiscalía para la suspensión condicional del proceso a cambio de ciertos requisitos y otros hicieron acuerdos económicos con la víctima ante la justicia.

Entre los que llegaron a este acuerdo se encuentra Óscar Dourado, el presidente de la gremial única del taxi.

La fiscalía del Chuy continúa investigando.

Recordemos que en 2016, el parlamento uruguayo aprobó cambios que endurecieron las sanciones para el delito de abigeato, que supone penas de tres meses de prisión a seis años de cárcel.
TAG