Cómo evitar siniestros en el agua durante el verano


La principal causa de los siniestros de esta naturaleza, es sobreestimar las posibilidades propias y subestimar las condiciones del entorno.

En este sentido, es importante tener presente que saber nadar o contar con destrezas en el agua, no es suficiente para evitar siniestros. Es por eso que la prevención y la educación, se constituyen herramientas fundamentales para salvar vidas.

En tal sentido, el Sinae, conjuntamente con la Asociación de Guardavidas del Uruguay (Angu), han elaborado una serie de definiciones y recomendaciones para disfrutar del agua de una manera segura.

¿Qué se considera una playa segura?

Son únicamente las habilitadas para baños. Se identifican por su torre o puesto de Guardavidas.

¿Qué debemos hacer frente a un siniestro en el agua?

Iniciar de inmediato la cadena de supervivencia. El primer eslabón es comunicar que alguien está ante una situación de peligro.

Seguidamente, no meternos en el agua, dejar esa tarea a los profesionales.

Si tenemos a mano algún inflable, cuerda o rama, intentar alcanzársela a quien esté en una situación comprometida.

¿Qué debo hacer en caso de estar en peligro?

En caso de ser arrastrado/a por una corriente, mantener la calma.

Nunca nadar contra corriente sino en paralelo en dirección a la costa o flotar y pedir ayuda manteniendo el brazo en alto.

 ¿Cómo identificar corrientes peligrosas?

La convención internacional establece un banderín rojo en la orilla. Éste identifica corrientes de retorno, generadas por un canal de pasaje de agua que arrastra hacia adentro.

 ¿Es aconsejable jugar con inflables dentro del agua?

No si el viento corre en dirección desde la tierra hacia el mar. En caso de que el inflable se fuera mar adentro, nunca ir a recuperarlo.



¿Cuál es el significado de las banderas en la playa?

Bandera verde: zona habilitada para baños

Bandera amarilla: precaución

Bandera roja: zona no habilitada para baños

Bandera negra con un rayo blanco: abandonar la playa debido a la presencia de tormentas eléctricas

Bandera roja con una cruz verde: riesgo sanitario.

Banderín en la orilla: escollos submarinos o corrientes de retorno.

En la piscina de la casa o del club

Aunque sepan nadar, los niños/as siempre deben bañarse acompañados de una persona mayor.

Usar manguitos o un chaleco flotador, adaptados a su tamaño y colocado en forma correcta.

Tener especialmente cuidado con los bordes, escaleras y toboganes, ya que son muy resbaladizos.

Ingresar progresivamente a la pileta evitando inmersiones peligrosas.

Realizar los juegos en las zonas donde se haga pie.

No subestimar las piscinas inflables, aunque sean de escasa profundidad. Sólo se necesitan unos pocos centímetros de agua para constituirse en un peligro para los niños/as.

En las casas, poner rejas o tejidos perimetrales y mantener cerrada la puerta.

No ingresar al agua inmediatamente después de comer. Esperar un tiempo prudencial puesto que el organismo destina todas sus energías en la digestión.

Nunca ingresar a la piscina bajo los efectos del alcohol.
TAG