Verónica Ojeda, triste por la misteriosa enfermedad de Dieguito Fernando



Verónica Ojeda está preocupada y ocupada por la salud de su hijo, Dieguito Fernando. A poco de cumplir seis años, el nene no puede comunicarse con fluidez y los médicos no encuentran el motivo. La ex de Diego Maradona cree que podría haber un triste motivo detrás de las dificultades de su hijo: la falta de afecto de su padre.

Ojeda se entristeció al hablar del tema en Pampita íntima, el nuevo ciclo de entrevistas de la modelo. Primero ratificó lo que se sabe hace tiempo. Que Maradona no visita al nene desde hace dos años. El Diez ni siquiera se ocupó de verlo en su último paso por la Argentina, en junio. "Si no sale de él querer ver a su hijo...", se lamentó.

La mediática explicó que la distancia es tal que no ella no está segura si Diego sabe cómo está su hijo de salud. Se refería, puntualmente, al tema del habla. "Dieguito va a al psicólogo y a la psicopedagoga. Le cuesta hablar, a los 5 años y medio", explicó. "Le hice todos los tratamientos para saber qué tiene, hasta lo he llevado al exterior. También le hice el estudio del sueño para ver si su cabecita está funcionando bien. Salió todo perfecto", enumeró Verónica. Su diagnóstico, entonces, tiene que ver con lo psicológico: "Es un bloqueo emocional. Depende de él que salga adelante".

Sin Maradona a la vista, Ojeda es la única encargada del bienestar del nene. Aunque eso signifique que haya tenido que relegar su carrera. "Había arrancado a full con los medios y paré todo cuando los médicos me dijeron: 'Dieguito tiene que hacer los tratamientos'. Son intensos, duran tres o cuatro horas todos los días. En febrero cumple seis años y comienza primer grado, así que tiene que empezar bien, con todo. Yo dejé todo para enfocarme de lleno a él".

Pampita quiso saber si la dificultad de Dieguito tiene que ver con la ausencia de su papá en su vida. Ojeda dijo que sí. "Yo lo siento. Uno de los médicos habló con el papá (por Maradona) y le dijo que era importantísimo el contacto físico. Pero no importa la respuesta que le dio porque no está buena. No quiero hablar mal del padre, yo solamente cuento mi historia de nueve años con él", aclaró.

El año pasado, Diego había hablado de la salud de su hijo después de que trascendiera que el nene tenía un retraso madurativo. "Hoy el doctor me dio la mejor noticia. Que Dieguito Fernando no tiene el síndrome que decían los mala leche. Mi hijo está muy lejos de eso. Está para ser un toro", comentó en una nota con Intrusos.

TAG