Se suspendió la Superfinal entre Boca y River por las fuertes lluvias



¿Quién lo hubiera dicho? Los ojos del mundo estaban puestos en la Superfinal de la Copa Libertadores entre Boca y River. Sin embargo, un inesperado actor se robó todo el protagonismo: el mal clima.

A lo largo de toda la jornada del sábado llovió con distintas intensidades. De a momentos fue un verdadero diluvio. Y, si bien el campo de juego drenó bien durante toda la mañana, no aguantó el último chaparrón que azotó a Buenos Aires.
En algún momento se manejó la posibilidad de que se jugara a las 19. Sin embargo, el pronóstico no era alentador. Además, los encargados de la seguridad no estaban de acuerdo con esta alternativa. Así, desde la Conmebol tomaron la decisión de suspender el partido.

Fue una determinación lógica: la cancha de la Bombonera estaba inundada y el partido se hubiese desnaturalizado completamente. Más aún que estaba pronosticado que siga lloviendo a lo largo de todo el día.
IMPOSIBLE. Así estaba la cancha en horas de la tarde.

La Confederación también resolvió que la ida de la Superfinal de la Copa Libertadores entre Boca y River se juegue mañana a las 16. Más allá de que los especialistas aseguran que las intensas lluvias continuarán hasta el martes, la confederación sudamericana, que esperó hasta último momento para dar la noticia, se inclinó por este domingo.

TAG