Ministra de Educación trata de “plaga” a los evangélicos


La ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, ha expresado en un grupo de Whatsapp frenteamplista que las iglesias evangélicas (pentecostales) son un “sector, para no decir plaga, que aumenta”.

Sus declaraciones fueron difundidas este domingo por el diario El País, que accedió a una conversación del grupo de Whatsapp en el que la ministra advirtió, entre otros puntos, sobre el aumento de grupos evangélicos. “Si me preocupa es porque no sabemos crear una utopía de hombre nuevo en siglo XXI y nos pisan los talones", sostuvo la ministra

Una reacción ante el avance de los evangélicos en diferentes ámbitos de la nación austral, sobre todo en el de la política. Reacción que afecta, en clave personal, la reconocida labor de legisladores como Gerardo Amarilla, diputado uruguayo comprometido con los valores y principios cristianos, parte esencial del avance de las democracias y derechos humanos en todo el mundo.

Unas palabras que se relacionan con la respuesta del pastor Jorge Márquez: "señora Ministro: hace 2.000 años que (los cristianos) soportamos injurias y desprecio, pero aquí estamos de pie dispuestos a dar la vida por nuestro Señor Jesucristo. ¿Usted cree que doblegará al cristianismo?"

El diputado nacionalista Álvaro Dastugue denunciará por sus palabras a la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, ante la Justicia y la Institución Nacional de Derechos Humanos.

Para Dastugue, que es pastor de la iglesia evangélica Misión Vida, esas declaraciones son xenófobas y discriminatorias, según indicó en un comunicado. “Estamos ante un hecho de xenofobia de parte del gobierno que degrada a la mayoría de la sociedad y que atenta contra los principios más básicos y elementales de convivencia”, indicó en el comunicado y agregó: “Las expresiones de la ministra Muñoz son un atentado a los valores sociales que nuestro grupo político ha sabido defender siempre”.

Ya denunció recientemente el diputado Amarilla que en Uruguay hay una ‘cacería de brujas’ por la fe de las personas, cuando varios políticos acusaron al alcalde de la ciudad de Salto porque oraron por él pastores evangélicos dentro de su despacho.

Una denuncia que se repitió por parte del liderazgo evangélico de Uruguay y todo Latinoamérica (a través del Congreso Iberoamericano por la Vida y la Familia) al suscitarse la inexplicable marcha atrás en la declaratoria de interés para el Congreso Regional para la Vida y la Familia, por parte del ministerio de turismo. La realización del congreso sigue en marcha para los próximos días en el balneario de Punta del Este, son ponentes de alto nivel.

El pastor Márquez sentencia a Muñoz: "no debería estar preocupada por los neopentecostales... le recuerdo el Artículo 334 del Código Penal Uruguayo: 'El que fuera de los casos previstos en el artículo precedente, ofendiere de cualquier manera, con palabras, escritos o hechos, el honor, la rectitud o el decoro de una persona, será castigado con pena de tres a dieciocho meses de prisión o 60 U.R.' Usted si puede discriminar e injuriar, porque la amparan los fueros constitucionales. Usted nos persigue por nuestra fe, pero nosotros obedeceremos a Dios antes que a los hombres, pagando el precio que fuere necesario".
TAG