La historia de la vaca que se salvó por gigante y ahora aprendió a trabajar en la granja



Knickers es una res enorme de 7 años, la más grande de Australia, aunque no del mundo. Su descomunal tamaño fue precisamente lo que evitó que la sacrificaran.

Vive en el rancho Lake Preston, en el occidente del país, pesa más de 1400 kg y mide 2 metros y 33 centímetros de altura.

Su dueño, Geoff Pearson, explicó a ABC News que sus grandes dimensiones impidió que entrara en la cadena de la planta de exportación. “Era demasiado grande” dijo y agregó: “Tenemos una alta rotación de ganado y tuvo la suerte de quedarse atrás”.

Como no puede venderse para la exportación, Geoff decidió darle una segunda oportunidad en la granja y ahora tiene un nuevo “trabajo”: facilitarle a su dueño la detección del rebaño mientras cultiva.

Knickers pesa más de 1 400 kg y mide 2 metros y 33 centímetros de altura.

Quizá sea su tamaño o sus colores blanco y negro que también la distinguen de las demás, el hecho es que todas las otras reses siempre van tras ella. "Cada vez que quiere levantarse y comenzar a caminar, hay un rastro de cientos de vacas que la siguen, todos sabemos cuándo Knickers está en movimiento", dijo Geoff.

Tras casi ser enviado al mercado como carne para consumo, el gigante novillo ahora dirige a las demás reses.

Knickers es la más grande de Australia, pero no supera a una res italiana que ostenta el récord mundial con 2267 kg. El peso promedio de estos animales es de 630 kg.

El veterinario especializado en ganado lechero, Rupert Mothersole, explicó a la ABC News que entre las razones por la que Knickers es tan grande se encuentra una larga historia genética selecta para la reproducción.
TAG