La diputada del pueblo: "mi sueño es transformar en realidad un proyecto político fracasado"

Agustina Escanellas pre-candidata a diputada visitando vecinos del barrio Salto Nuevo

Educar en valores, volver a sentirnos parte de y no en contra de . Políticas de estado reales y masivas contra la pasta base y consumo de drogas , presencia policial en todos lados , respeto y dignificación  del policía desde la justicia , el gobierno y la sociedad. No a la ley del talión y  también no a la impunidad .

Cárceles  que rehabiliten y no que sean escuelas delictivas. Prevenir  educando y reprimir cuando sea necesario porque a la autoridad hay que ejercerla con firmeza y determinación. Reconocer errores y asumir responsabilidades.

Escuchar para aprender y no para contestar a la defensiva . Ser capaces de construir soluciones desde el saber y el querer , con humildad y trabajo. Nunca es tarde para dar las batallas que urgen e importan, se puede y se debe construir un país y un departamento mejor donde podamos volver a sentirnos seguros.

En sus recurridas por barrios y asentamientos de la ciudad, Escanellas ha marcado un vinculo extraordinario de valores, afecto, humildad y vocación de servicio al punto que, en muchas ocasiones, ha tomado determinaciones únicas de colaboración con familias que visitó.

Se podría decir que es la única candidata a diputada que comienza a vincularse con sectores de la sociedad olvidados por el gobierno nacional y departamental, sin siquiera preocuparse y ocuparse de los problemas; para luego transformar esas realidades en verdaderas acciones que contribuyan a mejorar la calidad de vida en aquellos lugares de contexto social crítico.

No basta con el discurso frió y la vulgar fotografía haciendo política sucia de las necesidades. Hay que seguir de cerca la evoluciones de esas familias, llegando a esos lugares y sentirse parte de una realidad visible, que golpea y entristece por la falta de oportunidades que el gobierno nacional les ha regalado.

Muchos confiaron en el desarrollo de oportunidades, de trabajo, de vivienda digna, de un plan de salud y educación que contemple a todas las familias sin distinciones y en igualdad de oportunidades. Esas cosas no han sucedido, las familias siguen aferradas a la esperanza de un cambio que no lo vemos y que no creemos que en solo 2 años puedan cambian la historia.

Van 14 años de gobierno frenteamplista, los asentamientos se han incrementado, ha habido una sustancial suba del desempleo provocando perdida de valores en quienes la padecen, los padres de familia se ven indignos ante el hecho y mucha veces no encuentran soluciones que los llevan en ocasiones a tomar decisiones tristes.

Sobre la situación general en materia de seguridad pública, se percibe que existe un aumento de la violencia a diferentes niveles, que se hace más notorio y extremo en el ámbito delictivo. Hay una crisis de los valores y de la violencia con la cual se desenvuelven los delincuentes.

Continuaremos trabajando con compromiso siguiendo de cerca y yendo a lugares de vulnerabilidad social  pare tender la mano que nos caracteriza y crear vínculos de amistad, hermandad y oportunidades.

Si pretendemos cambiar estas realidades, debemos enfocarnos en un plan de gobierno serio. Estos planes existen, están escritos y dispuestos para su ejecución pero no los están llevando a cabo, lo que impide evolucionar y crear condiciones para una vida mejor.

Toda persona que tenga un grado de sentimiento por el prójimo al ver necesidades, desesperanza, tristeza de hombres, mujeres y niños, sabrá como responder, como actuar y como lograr abrazar y acompañar desde lo mas profundo del corazón, los momentos críticos que esas familias deben soportar día tras día.

Por último, esas familias a las cuales queremos tenerlas en nuestro proyecto son trabajadores y personas de bien. No son "LUMPEN" ni muchos menos marginados de la sociedad son; producto de un proyecto político que ha fracasado.

TAG