Insólito: clientes pagaban por tener sexo con una orangután



La orangutana Pony, esclava sexual durante años en un prostíbulo en Indonesia, recibió la visita de la madame del burdel en el centro de rescate en el que se recuperaba. Al verla, el animal se defecó a causa del miedo, y chilló aterrorizada.

Así lo contó Michelle Desilets, directora de la Borneo Orangutan Survival Foundation UK, quien explicó a The Mirror que cuando el animal fue liberado, se acordó con los propietarios del local un régimen de visitas mensual.

(Foto: @BOSF)

Según explicó, aunque no se sentían en absoluto conformes con la medida, se vieron obligados a tomarla por la creciente hostilidad de los aldeanos, que encolerizados por el traslado de Pony al santuario, llegaron a amenazar a los rescatadores con armas y cuchillos.

"Mi amiga Lone [Droscher-Nielson], quien rescató a Pony en Indonesia, tuvo que pedir la ayuda de 30 oficiales del ejército para liberarla" añadió Desilets.

(Foto: @BOSF)

Durante el proceso de liberación de la orangutana, los campesinos de la zona y los clientes del prostíbulo, recibieron con armas de fuego y cuchillo a Lone Droscher y a su equipo. Pony suponía una fuente de ingresos muy alta, a pesar de que los hombres que quisieran abusar sexualmente de ella solo debían pagar $2.55 USD. Por este motivo, se negaban a dejarla marchar.

La compleja operación de rescate obligó a solicitar la intervención de militares. Hasta allí se desplazaron 35 oficiales para liberar a la orangutana. Sin embargo, la furia de los aldeanos seguía preocupando a la asociación, por lo que se consideró pactar un acuerdo con los propietarios.

(Foto: @BOSF)

Buscando la recuperación de Pony, y con el objetivo prioritario de alejarla de las violaciones y los maltratos que sufría diariamente, la organización animalista permitió a los dueños del local acudir una vez al mes al santuario. Sin embargo, al comprobar el pánico histérico de Pony cuando reparó en la presencia de la madame, al mes de ser rescatada, rompieron el acuerdo, y nunca más permitieron su entrada al centro.

"Cada vez que Pony la veía, gritaba y defecaba una y otra vez. Nos vimos obligados a aumentar la seguridad y frenamos las visitas" concretó Michelle Desilets.

(Foto: @BOSF)

Cuanto más se ha viralizado el caso de Pony más detalles se conocen sobre su perturbadora y lamentable historia. Encadenada durante años a la pared de una oscura estancia del prostíbulo, la orangutana era dirariamente maquillada, disfrazada, perfumada y rasurada para excitar a los clientes que cada noche entraban en la sombría habitación para violarla.

Según se ha sabido, los hechos se producían impunemente en un local del pueblo de Kareng Pangi, Borneo, Indonesia. Los clientes trabajaban, en su mayoría, como campesinos en las producciones de aceite de palma colindantes. También se ha conocido que los militares que la salvaron portaban armas modelo AK-47s para defenderse de los aldeanos.

Los responsables de su liberación explicaron que, tras llevar a cabo una larga investigación, supieron que Pony era depilada cada dos días. Las afiladas cuchillas le provocaban nuevos cortes, irritaciones y heridas que permitieron llevar un seguimiento. Además, contaron que cuando la pusieron a salvo, llevaba los labios pintados. Según la organización, la madame forzaba al simio a aprender actos sexuales que demandaban los clientes.

Pony tenía aproximadamente siete y ocho años cuando fue rescatada, en el año 2003. Aunque se encuentra completamente recuperada, y vive en el santuario en libertad, la organización ha recordado que este no es el único caso, además de subrayar el peligro en el que se encuentra esta especie en Indonesia.

Clasificados como "critically endangered", los orangutanes se encuentran en peligro crítico de extinción, principalmente porque su hábitat está siendo destrozado para incrementar la producción de aceite de palma. Recordaron que la fabricación de este aceite conlleva cada año la muerte de miles de orangutanes, debido a la deforestación en los bosques de Borneo y Sumatra.

Informacion de Infobae 

TAG