Homicida del "Pelado" Roldán será trasladado al Hospital Vilardebó; funcionarios se oponen



Vïctor Hugo Pereyra, el hombre que mató a Marcelo "Pelado" Roldán en una celda del penal de Libertad, será trasladado al Hospital Vilardebó para recibir tratamiento psiquiátrico, según informó el periodista Gabriel Pereyra y confirmó El País en base a fuentes del Ministerio del Interior.

Fuentes de ASSE dijeron a El País que el recluso ya se encuentra en la puerta de emergencia y se está evaluando su pasaje a sala 11, donde se encuentran internados los pacientes judiciales.

La medida cayó mal entre los funcionarios del centro de salud mental, quienes entienden que no hay condiciones de seguridad necesarias para que un recluso como Pereyra permanezca allí.

Pablo Silva, presidente del sindicato de funcionarios del Vilardebó, dijo a El País que Pereyra es "un paciente sumamente peligroso" y que "no puede estar" internado en un lugar "lleno de carencias, donde el presupuesto es cada vez más acotado".

"Nos están tratando como si fuéramos una cárcel de alta seguridad y no tenemos los medios para tener un paciente de este tipo", recalcó Silva y añadió que los funcionarios están "muy preocupados por la seguridad de los funcionarios y de otros pacientes".

El sindicato se reunirá en asamblea para evaluar el tema. Silva se preguntó "cómo tomará esto ASSE y que decisión va a tomar el directorio". "Esperemos que ASSE sea responsable y tome las medidas correspondientes al caso. Nosotros vamos a pedir más recursos humanos y que se abra un área para este tipo de pacientes", adelantó.

Pereyra se encontraba privado de libertad porque en 2011 decapitó a su amante, puso su cuerpo en un tanque y lo tiró en una cantera de Canelones. La familia de Roldán pidió a autoridades del Instituto Nacional de Rehabilitación que lo cambiaran de celda, según dijo a El País el abogado Marcos Pacheco.

Pacheco también contó que el Ministerio del Interior compró a Chile un sistema de software que analiza los perfiles de cada preso a la hora de asignar una celda y que la realidad muestra que no dio el resultado esperado.

Tres días antes de matar a Roldán, Pereyra llamó a la madre de su compañero de celda, le preguntó cómo estaba y cuándo iba a mandar "paquetes" (encomiendas).

Tras matar a Roldán con un corte carcelario, el homicida ató una sábana a un pie de la víctima y lo colgó del techo como si fuera una res. Le realizó una incisión en el pecho con la intención de sacarle el corazón y como no pudo hacerlo, le cortó parte del cuerpo, lo fritó y lo comió, según el relato de la fiscal Nidia Morosini. Con el cuchillo, Pereyra decapitó a Roldán y puso su cabeza en un balde. Posteriormente limpió la celda y se vistió.

Según el abogado, Pereyra fue a declarar por el homicidio de Roldán vestido con la ropa de la víctima.

Pereyra argumentó que mató a Roldán porque insultó a su madre, que está "enferma de cáncer desde hace 20 años" y no lo visita hace seis y medio. Al salir del juzgado de Libertad para subir al vehículo policial, gritó "Te amo, mamá".
TAG