Los blancos tienen chance de hacerse del poder como en 1990

Estaban en la sede de partido de gobierno junto con Daniela Payssé y otros dirigentes oficialistas. Miraban las transmisiones de la noche electoral y las encuestas marcaban un escenario adverso para Tabaré Vázquez.


Con el paso de las horas el escenario cambió y las caras largas de los frenteamplistas cambiaron por las sonrisas. La izquierda se mantenía en el poder por tercer período consecutivo y una vez más el Partido Nacional ocupaba el segundo lugar con menos chances de ganar el balotaje.




De ese día Luis Lacalle Pou dice que aprendió. "Si perder no sirve de nada, ¿para qué sirve? Uno aprende perdiendo, aprende las cosas que tiene que mejorar, los momentos de la sociedad, de la política, los personales", dijo recientemente en una entrevista con El País.


El líder del sector "Todos" es hoy el favorito para ganar la interna blanca según todas las encuestas de opinión pública. Pero sabe que no puede tener un solo descuido o error, lo que se puede pagar caro en la contienda.




Por eso conformó un amplio equipo de técnicos para planificar el programa de gobierno. Como eslogan inicial optó por el concepto de "evolución". De esa forma busca dejar claro que si la ciudadanía habilita el cambio de partido en el gobierno, no se hará "borrón y cuenta nueva" como señalan algunos frentistas.


Pero antes deberá sortear la interna. Y allí el senador Jorge Larrañaga intentará por tercera vez quedarse con el liderazgo blanco. La recolección de firmas para implementar una guardia militar que patrulle las ciudades le dio viento en la camiseta a su figura.




La novedad en esta ocasión es Verónica Alonso que optó por despegase de Alianza Nacional y lanzar su precandidatura. Sin embargo no ha logrado reunir figuras de peso en la interna, incluso algunos de sus dirigentes han dado el paso al costado en las últimas semanas.


El intendente Enrique Antía y Carlos Iafigliola son hoy otros dos nombres que pretenden pelear la interna. En las próximas semanas se oficializará una sexta opción: el empresario Juan Sartori.




Es difícil pensar que todas estas opciones lleguen a la recta final. Lo que sí está claro es que esta elección es la que para los blancos se presenta mejor para conseguir el objetivo que no se les da desde 1990: volver al poder.


Con información de El País
TAG