En Irlanda derogan el delito de blasfemia



Hasta 600 surcoreanos regresarán a Corea del Sur desde Saipán tras el supertifón

Un 64,85% de los votantes irlandeses decidieron este viernes eliminar de su texto constitucional el delito de la blasfemia. Un 35% que se opuso.
Aunque hacía ya décadas que la ley no se aplicaba —de hecho, solo un 44% del censo decidió expresar su opinión—, la eliminación de una disposición claramente obsoleta fue respaldada mayoritariamente en los 40 distritos electorales del país.

La Constitución irlandesa recogía en su artículo 40.6.1 la prohibición de toda declaración o acción “abusiva o injuriosa en relación con los elementos sagrados de una religión” que pudiera causar “la indignación de los fieles”.

La ley penal incorporaba también la blasfemia dentro del delito de difamación, pero en la práctica establecía condiciones muy estrictas para su aplicación.

Debía demostrarse que hubiera afectado a un número amplio de creyentes y que no fuera el resultado de una expresión literaria o artística. El resultado final era una multa de 25.000 euros. Es decir, se preservaba un delito cuya definición hacía casi imposible su comisión.

De hecho, la última vez que en Irlanda se había acusado a alguien de blasfemia fue en 1855, antes de que el país se independizara.

Era un cura de origen ucraniano que afirmó haber quemado una biblia por error y que fue finalmente absuelto.

La blasfemia volvió a estar de actualidad en 2015 cuando el actor y director británico Stephen Fry calificó a Dios de "estúpido" por haber creado un mundo lleno de "injusticias", en la televisión irlandesa.

Se abrió una investigación, pero no resultó en ninguna acción judicial.

La propia Conferencia Episcopal Irlandesa había admitido la necesidad de acabar con una disposición constitucional “obsoleta”, aunque después de conocer el resultado del referéndum se apresuró a pedir respeto para la libertad religiosa de sus fieles.

Fuente: El País de Madrid
TAG