Lima no cuenta con los votos suficientes, por lo que se quedaría sin posibilidades de competir

Los recientes cambios en algunas direcciones de la Intendencia de Salto con destitución de sus jerarquías, más el cese de otros funcionarios de confianza concretados al inicio de semana, no conforma a la dirigencia de la Mesa departamental del Frente Amplio que cada día está más enfrentada con el intendente Andrés Lima, a tal punto que la presidenta departamenta de la coalición ha puesto en duda que el jefe comunal pueda presentarse a la reelección al no contar con el apoyo suficiente dentro de su fuerza política actualmente.



"Si Andrés Lima quiere ser reelecto deberá pasar su candidatura por un plenario del Frente Amplio, pero actualmente no cuenta con los votos suficientes, por lo que se quedaría sin posibilidades de competir", dijo la presidenta de la Mesa del FA Mónica Cabrera en el programa Hora 21 de Cable Visión Salto.



Estas fuertes afirmaciones de la máxima autoridad departamental del grupo político de Lima, sacudieron el ambiente político local y de alguna manera confirma los largos desencuentros de gestión de gobierno y el desvío respecto del programa común frenteamplista para el período 2015-2020.



Cabrera sostuvo que "la coyuntura departamental está complicada desde el inicio del período y nos tenemos que ir adaptando a esas realidades", agregando para ilustrar la dimensión de esas desavenencias que nacieron desde la asunción de Lima.



En las últimas horas y después de la destitución de la directora de Desarrollo Social, Yolanda Soria, conjuntamente con quien al principio de la actual administración ocupara la Dirección de Tránsito y luego estuviera a cargo de Contralor y Vigilancia, Rafael Di Donato, trascendió un audio de una conversación en la interna de la Mesa Política del Frente Amplio en la que un dirigente ponía al tanto a las autoridades partidarias sobre presuntas irregularidades en la entrega de donaciones a inundados y sobre canastas de materiales de construcción a familias carenciadas y que fueran reconocidas, según el denunciante, por personal de confianza del propio Lima.



La destitución de Soria, quien llegó a ocupar suplencias en la secretaría general de la Intendencia y de máxima confianza del Intendente, así como la de Di Donato, se suma a otras diez de alto rango que ordenó la actual administración en estos tres años.



El Pais
TAG