Damiani: Es el favorito de los argentinos que buscaron operar con su dinero en el exterior



Poderoso y reconocido en el mundo de los negocios y del fútbol, el uruguayo Juan Pedro Damiani es el favorito de los argentinos que buscaron operar con su dinero en el exterior, lejos de la mirada de la Afip, a través de firmas offshore con prestanombres panameños y uruguayos.








Titular del conocido estudio contable fundado por su padre en Montevideo, los Panama Papers revelaron en abril del 2016 cómo se valió de su condición de cliente privilegiado del bufete panameño Mossack Fonseca para facilitar la apertura de sociedades anónimas, sin cumplir con los requisitos exigidos a sus beneficiarios finales.








Gozó de esos beneficios para hacer negocios, hasta que la aparición de su nombre en la investigación de "la ruta del dinero K" disparó las alertas de Mossack Fonseca por su intervención en posibles maniobras de lavado de dinero.





Integrante de la dinastía Damiani que manejó el Club Atlético Peñarol durante casi 30 años -iniciada por su padre en 1987  y continuada por él  hasta diciembre pasado-, quedó involucrado en 2016 en el FIFAGate cuando estalló el escándalo de los Panama Papers. Los documentos filtrados de Cossack Fonseca expusieron su "relación comercial" con el entonces vicepresidente de la Conderación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y ex vicepresidente de la FIFA, el uruguayo Eugenio Figueredo, detenido y procesado por cobrar sobornos.







Los nuevos documentos de Panama Papers exponen detalles de sus gestiones como intermediario de importantes empresarios argentinos. Los archivos fueron provistos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung, a los accedieron Infobae, La Nación y Perfil.







De ellos surge el rol clave que tuvo en la operatoria de blanqueo de más de un centenar argentinos que utilizaron firmas creadas por Mossack Fonseca para ocultar su patrimonio. Como intermediario con oficinas en Montevideo y viajes semanales a Buenos Aires, Damiani los ayudó a "emprolijar" y antedatar documentos para poder cumplir con los requisitos exigidos en la amnistía fiscal dispuesta por el gobierno de Mauricio Macri. Así pudieron  "sincerar" propiedades, cuentas bancarias e inversiones en Suiza, Panamá, Uruguay y Estados Unidos. Al menos en la mitad de los casos analizados de los documentos de Mossack Fonseca, los argentinos clientes del estudio panameño recurrieron al estudio del ex presidente de Peñarol.







juan pedro damiani peñarol 1920
Juan Pedro Damiani







El equipo argentino de Panama Papers intentó comunicarse con Damiani, pero estaba en Rusia. Ante la consulta a su abogado, éste respondió que "toda la conducta de Damiani y de su estudio ha sido siempre acorde a derecho, respetando las leyes vigentes en Uruguay en cada momento. No incurrió en ninguna irregularidad administrativa o penal, ni se benefició de 'opacidad' alguna en su labor".







En medio de la ruta del dinero K







Damiani comenzó a ser mencionado en la prensa argentina en 2013, a partir de la investigación judicial sobre lavado de dinero contra de Lázaro Báez, por la que el empresario patagónico está detenido y procesado.







Su nombre apareció asociado a Helvetic Services Group, conocida en un primer momento como la firma suiza que se quedó con "La Rosadita", la financiera de Federico Elaskar que, en 2011, pasó a ser controlada por gente del entorno de Báez. Según determinó la Justicia argentina, a través de Helvetic, el empresario patagónico lavó al menos U$S 33 millones, en una triangulación de dinero que pasó por Uruguay, Estados Unidos y Suiza.







Damiani estuvo imputado en la causa de "la ruta del dinero K", a partir de un informe de inteligencia de la UIF que reveló múltiples transferencias de dinero entre el contador uruguayo y Helvetic. Citado a indagatoria en 2016 por el juez Sebastián Casanello, finalmente recibió una falta de mérito en agosto del año pasado, aunque el magistrado rechazó su pedido de sobreseimiento por lo que no fue desvinculado de la investigación.







El titular del estudio fundador su padre reconoció esas transferencias para una inversión inmobiliaria con dinero propio en Uruguay. En su defensa, aseguró ser un cliente más de Helvetic, una "sociedad vehículo" cuyo accionista mayoritario era el argentino nacionalizado italiano Néstor Marcelo Ramos, residente en Suiza.







Hace seis meses, la Justicia de Liechtenstein informó al Juzgado de Casanello la existencia de una cuenta en el LGT Bank de ese Principado, a nombre de la filial uruguaya de Helvetic Service Group, cuyo beneficiario final fue, al menos entre 2010 y 2013, Damiani. La Justicia sospecha que esas transferencias, en realidad, pertenecen a otros argentinos, ya que varios de ellos giraron fondos a esa cuenta de la filial uruguaya de Helvetic. Luego, el dinero salía hacia otra cuenta bancaria a nombre de la sociedad panameña Redwood Associates Corp.







El "socio en Europa"







Según recontruyó el semanario uruguayo Búsqueda a partir del análisis de cientos de correos electrónicos de Mossack Fonseca, la relación entre Ramos y Damiani tenía al menos seis años cuando en 2013 apareció en los medios el vínculo de Helvetic con la "ruta del dinero k".  En un correo electrónico del 2005, el socio de Damiani, Juan Fernández Methol, le informaba al bufete panameño que Ramos era su contacto para "triangular" dinero de clientes a través de una fiduciaria con sede en Suiza. A su vez, en un correo con fecha de 2008 , el estudio uruguayo se refería al ítalo- argentino como su "socio en Europa", para que Mossack Fonseca no avanzara en los requerimientos sobre sus antecedentes comerciales.







Nestor Marcelo Ramos Juan Pedro Damiani
Néstor Marcelo Ramos a la derecha de Juan Pedro Damiani. Socios ocultos.







En su intento por despegarse de Helvetic, en julio del 2014, el estudio de Damiani emitió un comunicado de prensa en el que negó cualquier relación con Báez e identificó a Ramos como "un prestador de servicios de la firma, por lo que sus actuaciones o trabajos profesionales fuera de la relación que tuviera con el estudio, son de órbita y responsabilidad exclusiva del citado profesional".







Pero en paralelo, avanzó con otra estrategia para sustentar esa declaración en documentos. Por un lado, acordó con Ramos que éste le enviara una carta para que la usara como prueba a su favor, en la que el tiutlar de Helvetic aseguraba que Damiani no había tenido "control en la gestión" ni "poder de decisión" en su empresa.







Por el otro, le pidió a Mossack Fonseca antedatar la fecha de los certificados de acciones de una firma panameña de su familia, Financiera del Exterior del Comercio SA , cuya única accionista era Helvetic. Así, la fiduciaria suiza ya no aparecería como controlante de la financiera de Damiani a partir de julio de 2012, casi un año antes de que estallara el escándalo de "la ruta del dinero k".







Consultado por el equipo argentino de ICIJ para esta nota, el abogado de Damiani sostuvo que su cliente no cometió ninguna irregularidad: "Podrá discutirse la actuación de los estudios jurídicos y contables uruguayos desde el punto de vista del 'deber ser' o desde el consenso internacional actual, pero siempre han respetado las leyes uruguayas vigentes".







De cliente privilegiado a "cliente de riesgo"







A comienzos del 2014, otra sociedad gestionada por Damiani, Jaguar Capital, – cuyo beneficiario era el ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner– apareció en la investigación llevada adelante por el juez Casanello contra Báez, a partir de la compra de un predio en Punta del Este.  Una vez más, en la estructura armada por el estudio de Damiani para concretar esa operación inmobiliaria, aparecía la firma suiza Helvetic.







Las notas en la prensa argentina y uruguaya sobre "la ruta del dinero k" y las sociedades abiertas por Mossack Fonseca a pedido de Damiani, le hicieron rever al estudio panameño la laxitud que habían tendio hasta ese momento con su pricipal intermediario en el Cono sur. El Departamento de Cumplimiento de la casa central en Panamá pasó a catalogarlo en 2014 como "cliente de riesgo".







Los directivos de Mossack Fonseca frenaron las operaciones con el estudio uruguayo y suspendieron el nombramientos de directores panameños. A partir de ese momento, resolvieron exigirle cumplimentar el proceso de "debida diligencia" sobre cada una de las empresas en las que actuó de intermediario en el pasado, así como en las nuevas. La "debida diligencia" implica cumplir con una serie de requisitos de documentación e información sobre el benficiario final, como paso previo para la apertura de una sociedad, para prevenir el posible lavado de activos.







La visita de representantes de Mossack Fonseca a Montevideo en octubre de ese año para llevar delante una "revisión" de los clientes de Damiani y unificar las "políticas y procedimientos" de los departamentos de Cumplimiento de ambas firmas, destrabó la situación. "Las renuncias quedan sin efecto y seguimos atendiendo a Damiani", escribió una directiva de Mossack Fonseca.







Contrato antedatado y un mismo testaferro







Los pedidos a Mossack Fonseca para antedatar documentos no fueron una práctica inusual para el estudio de Damiani.







En julio 2011, el empresario argentino Francisco Minieri recurrió al estudio uruguayo para mover US$4 millones que estaban depositados en Suiza, al Principado de Liechtenstein, luego de vender su laboratorio Rontag SA Argentina por U$S 15,7 millones a una multinacional.







Como buscaba que ese movimiento millonario no quedara registrado a su nombre, Damiani le ofreció utilizar los servicios de Helvetic y un testaferro provisto por Mossack Fonseca. El prestanombre fue Edmund Ward, que había sido suegro de uno de los fundadores del estudio panameño tenía  pasaporte británico. Así, la operación realizada por Helvetic y Ward nunca fue identificada por la AFIP como un movimiento del empresario farmaceútico. Infobae intentó contactarlo para que brinde su versión, pero el hombre no respondió.







Según reveló el semanario Búsqueda, para justificar esa transferencia de U$S 4 millones,simularon un contrato de trabajo antedatado 10 años -como si se hubiera firmado en 2001- por el cual se le pagaba una supuesta indemnización a Edmund, cuando en realidad era dinero que Minieri quería ocultar en Liechtenstein.







Cinco años después, este empresario volvió a acudir a Damiani para pedirle los papeles necesarios para ingresar en el sinceramiento fiscal impulsado por el gobierno de Mauricio Macri. A través de la firma panameña Siron Corp, blanqueó US$15 millones, la misma cifra por la que había vendido su laboratorio.







Al mismo tiempo que Ward aparecía en esta maniobra, figuraba como titular de la misteriosa firma Val de Loire, creada en Nevada por Mossack Fonseca con la intermediación -una vez más- de Damiani. A través de esta firma -que fue accionista del Hipódromo de Palermo – se enviaron al menos U$S 70 millones al exterior. Si bien Federico de Achával -dueño mayoritario del Hipódromo- siempre negó estar detrás de Val de Loire, la operación y su posible participación, está bajo la mira de la Justicia argentina.







Disputa matrimonial por los bienes







El segundo del Ministerio de Modernización de la Nación, Ernesto Martelli, y su familia,también fueron clientes de Damiani.







Eduardo Martelli

Eduardo Martelli




Según los nuevos documentos de Panamá Papers, Martelli figuró como dueño en 2016 de una sociedad offshore, Cristina Finances, con inmuebles en Punta del Este, que no incluyó en su declaración jurada al asumir en el gobierno de Macri. Abierta por Mossack Fonseca en Panamá, Damiani fue quien le pidió a los panameños emitir el certificado accionario a nombre del funcionario, cuando las acciones al portador pasaron de ser nominativas.







No fue la única gestión. El estudio uruguayo también antedató documentos de otra sociedad panameña vinculada a la familia de Martelli, Goldenberg Financial Corporation. Según los Panama Papers, esta offshore fue dueña de dos inmuebles ubicados en el paraje Punta de Piedras, una zona exclusiva de Punta del Este. Con acciones al portador, figuró desde 2005 comandada por Fernando Mihanovich, por entonces cuñado del segundo de Andrés Ibarra en Modernización.







Goldenberg Financial Corporation quedó envuelta en una disputa matrimonial por los bienes, que requirió los servicios del estudio de Damiani. "Por favor, adjuntar un modelo de nota que tenga fecha de jueves 13 de enero de 2005. Y un acta de junta de accionistas modelo sencilla, con fecha viernes 14 de enero de 2005", le pidió el uruguayo  a Mossack Fonseca para satisfacer a su cliente argentino en litigio con su ex mujer.







Tras evaluar las posibilidades para trucar los documentos, desde Panamá llegó la respuesta:  "Estamos consiguiendo a los notarios más amigos, para ver el precio extra que significaría hacerlo en febrero o marzo. Acabo de conversar con el notario con quien tengo más afinidad. No tiene números ordinales de febrero ni de marzo, pero sí tiene uno que se ajusta muchísimo, que es del 20 de enero de 2005. En vista de la especial amistad que tenemos, y en vista que él está buscando acrecentar negocios con Mossack Fonseca, sólo nos cobrará US$700.00".  Los documentos antedatados llegaron el 5 de julio de 2005.







De Peñarol a la FIFA







Inmediatamente después de quedar involucrado en las revelaciones de los Panama Papers en abril del 2016, renunció a su cargo en la Comisión de Ética de la FIFA. Los fiscales de la organización ya habían anunciado el inicio de una investigación preliminar para analizar las denuncias en contra del entonces presidente de Peñarol.







La mega filtración de documentos de Mossack Fonseca había expuesto los servicios que Damiani le prestó al expresidente de la Conmebol y ex vicepresidente de la FIFA, Eugenio Figueredo, arrestado en Zúrich en 2015 por el escándalo de las coimas en la organización del fútbol internacional. Figueredo fue acusado formalmente por la Justicia de Estados Unidos y extraditado a Uruguay. Tras admitir haber recibido sobornos, estuvo detenido, y enfrenta un pedido de condena de 6 años por estafa y lavado de la Fiscalía, que la Justicia uruguaya tiene que resolver.







Entre esos servicios, según los documentos de los Panama Papers, estaba el de la provisión de empleados del estudio de Damiani como testaferros, para la compra de propiedades que Figueredo adquirió a través de sociedades anónimas abiertas por Mossack Fonseca. Las operaciones las habría realizado con el dinero de coimas que recibió de empresarios, a cambio de favorecerlos con los contratos de televisación de torneos de la Conmebol.







Foto: Peñarol

Foto: Peñarol




En su carta de renuncia a la FIFA, Damiani negó haber tenido "relación comercial alguna" o haber "hecho negocios con Figueredo "ni a título personal", ni a través de su firma. Asimismo, sostuvo que "se buscó mancillar" su "buen nombre y reputación".







Como derivación del procesamiento de Figueredo en diciembre de 2015, la Justicia uruguaya abrió una investigación sobre Damiani. El caso fue archivado en mayo pasado por la jueza Dolores Sánchez, luego del pedido del fiscal de Crimen Organizado Luis Pacheco en ese sentido. El fiscal sostuvo que Damiani admitió tener una relación de años con Figueredo, con un "alto grado de confianza", aunque también un "desconocimiento absoluto del esquema de sobornos instalado a nivel de las autoridades directivas de la Conmebol".







Sin embargo, la Secretaría Antilavado – que depende del gobierno uruguayo y es la que aplica sanciones a los sujetos obligados que no cumplen con las normas de control antilavado- tiene aún abierta una investigación administrativa.







Damiani asumió al frente del Club Atlético Peñarol en 2007, tras la muerte de su padre, su histórico presidente desde 1987. Estuvo en ese cargo hasta el año pasado, cuando decidió no postularse nuevamente en la elecciones de diciembre último, después de 10 años al frente de la institución.







El equipo argentino de Panama Papers está integrado por Mariel Fitz Patrick (Infobae), Hugo Alconada Mon, Iván Ruiz, Maia Jastreblansky y Ricardo Brom (La Nación), Emilia Delfino y Sandra Crucianelli (Perfil). Con la colaboración de Guillermo Draper (Búsqueda), desde Uruguay.






TAG