Motín en el Comcar: amenazan con matar al hijo de un empresario que está preso allí




[audio mp3="https://saltoaldia.com.uy/wp-content/uploads/2018/06/comcarr.mp3"][/audio]

Internos del módulo 12 de la Unidad Nº 4-Santiago Vázquez, una de las cárceles más violentas del país, ubicada a 35 km al oeste del centro de Montevideo, liberaron a uno de los tres policías que tomaron como rehenes durante un motín que empezó esta mañana en "reclamo por mejores condiciones de reclusión", informaron fuentes oficiales.







Según la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior (Unicom), fruto de las negociaciones llevadas a cabo por un negociador de la cartera y una fiscal, la liberada es la única mujer entre los retenido, aunque los dos efectivos de sexo masculino siguen bajo su der.







Los amootinados son internos del módulo 12 de la Unidad Nº 4-Santiago Vázquez,

Los amootinados son internos del módulo 12 de la Unidad Nº 4-Santiago Vázquez,




Pero, además, según El País, el delegado de cárceles del Sindicato Policial, Héctor Alaniz reveló que los presos exigen un rescate económico de 150.000 pesos (unos USD 5.000) para garantizar la seguridad del hijo de un exdirectivo de Cutcsa (la Compañía Uruguaya de Transportes Colectivos S.A., la empresa de transporte más grande de Uruguay) que se encuentra privado de libertad allí.







Los dos policías, rehenes en el motín uruguayo

Los dos policías, rehenes en el motín uruguayo




Montevideo Portal divulgó una foto del violento motín en la que se los ve a los presos armados con armas largas y cuchillos, y un audio en la que los reclusos negocian con las autoridades.







Parte del diálogo:







En las negociaciones un policía intenta hablar con uno de los reclusos amotinados:







– (Recluso 1) Vamos a matar a dos







– (Policía) Si ustedes se portan mal, nosotros nos vamos a portar peor. Los policías que están ahí no son los que te metieron ahí, vos sos preso viejo y sabés que esto va y viene. Escuchá, hacemos todo para que vos estés bien, me parece que vos sos una persona coherente con la que se puede hablar.







– (Recluso 1) Yo salí de mi celda, de mi protección sólo para que los funcionarios no fueran tocados.







-(Policía) Yo te entiendo, pero ponete en mi lugar, necesito hablar con el dueño del motín porque no podemos estar así.  Si ustedes quieren algo vamos a tener que negociar, porque así por radio la batería se va a gastar







– (Recluso 1) El dueño de motín es (…)  ¿Querés hablar con él? A ver si él quiere hablar.







– (Recluso 2) Me estás re quemando la cabeza. La voy a hacer corta y clara. Acá no se te va a liberar a nadie ni nada por el estilo. Nosotros queremos hablar con los que mandan porque ustedes no mandan un pito, si ustedes mandaran nos hubieran solucionado cuando pedimos por las buenas.







-(Policía) ¿Te paso algo?







-(Policía Rehén 1) Agente xxx me están tratando bien.







-(Policía Rehén 2) Oficial xxx estamos nerviosos, pero estamos bien.







– (Policía Rehén 3) Quieren que hagan las cosas bien.







– (Policía) Hablé con el director nacional. ¿te sirve?







-(Recluso 2) Acá le di galletitas, le di Coca-cola que compré con mi plata.







– (Policía) Los policías no tienen nada que ver vienen a ganar unos pesos locos y abrir la puerta.







-(Recluso 2) Eso yo lo tengo claro, los que no lo tienen claro son ustedes, lo que nos tratan mal son los de la guardia del día. (…) dijimos que había un violador y nos dijeron hagan lo que ustedes quieran (…) Te estoy hablando de corazón, lo único que yo quería es que se cumplan las reglas como se tienen que cumplir en una cárcel. Estamos en un sector de máxima seguridad pagando nuestras consecuencias y la familia no tiene nada que ver. Nos dan una hora de visita y la tienen media hora esperando, cuando llega la visita media hora y se terminó la visita, además la tienen esperando en un lugar que es un nido de ratas.







-(Recluso 2) Quiero 150 mil pesos ahora, y te largo al rehén, al hijo del exvicepresidente de Cutcsa.







– (Recluso 2) Queremos algo para comer para los funcionarios, que estamos tomando mate entre todos pero ya les está dando hambre y la plata que te dije, quiero solo 150 mil pesos nomás. Decile que si no paga (al padre del recluso) le mandamos un dedo por arriba del techo y después vemos qué hacemos.




TAG