La Selección, entre los peores rumores y un clima de eliminación que no presagia nada bueno

Se busca una señal que invite a pensar que la Selección está viva, pero no se encuentra. Cada detalle de la intimidad después de la paliza histórica sufrida contra Croacia alimenta la sensación de que ya no hay retorno. Suena cruel con un grupo de jugadores que llegó a una final del mundo y a dos de Copa América, pero es así. “Mirá... Messi, los jugadores y el técnico están destruidos. Ni ánimo para hablar tienen”, le cuenta a Clarín una fuente celeste y blanca que comparte cada minuto con la delegación argentina. Otra voz resulta categórica al extremo y utiliza la peor de las figuras para resumir el semblante general: “Están muertos, como si ya los hubieran eliminado. El clima acá es de eliminación”.

Fue un silencio total el vestuario. Fue un silencio absoluto en la cena al llegar a Bronnitsy, adonde Argentina viajó apenas terminó el partido. En esa comida, no estuvo Jorge Sampaoli, quien eligió irse directamente a la habitación, igual que un par de integrantes más del cuerpo técnico.

Cuentan que tampoco asistieron Messi y varios jugadores . No era una cita obligatoria. Era a elección porque les habían provisto alimentos tanto en el camarín como en el avión. Lo único distinto en el almuerzo de este viernes previsto para las 13 fue que ahí no faltó ninguno. Cero sonrisa. Casi ninguna voz escapando al murmullo. Enseguida, todos a las habitaciones.

Para ver Nigeria e Islandia, el partido que definirá con mayor claridad cuál es la situación de Argentina para el cierre del grupo, la práctica se adelantó de las 18 a las 16.45, a puertas cerradas, sin atención a la prensa.

Como las versiones sobrevolaron como aves de rapiña a esta Selección que se desangra, pasadito el mediodía salió un parte de prensa de la AFA “para desterrar ese rumor que instalaron ayer de que le pidieron a Sampaoli que no dirija y que esté Burruchaga. Es absolutamente falso.Todo eso que se habló de que estuvieron reunidos los jugadores y demás, es todo falso. Esta madrugada llegamos, cenamos y todos rápidamente fueron a descansar. Pero es importante que sepan que eso que se dijo es falso”.

¿Qué se dijo? Que Sampaoli y su ayudante Beccacece habían tenido una fuerte discusión en el vestuario. Que los jugadores habían discutido entre sí en el camarín. Que los futbolistas le habían pedido a Sampaoli que no dirija contra Nigeria. Que el presidente de la AFA, Claudio Tapia, estaba decidido a que contra los africanos al frente del equipo esté Jorge Burruchaga, el manager y ex campeón del mundo del 86.

Los comunicados oficiales, se sabe, casi nunca dicen la verdad. Pero en este caso, según pudo reconstruir Clarín con diversas fuentes de la concentración argentina, esta vez no hubo discusión entre Sampaoli y Beccacece, aunque sí existió un entredicho delante de los jugadores en la penúltima práctica antes de Croacia. Ambos son nerviosos, cambiantes, de rasgos que se inclinan a chocar con facilidad.

Ese cruce entre Sampaoli y Beccacece le resultó llamativo al plantel y algún jugador hasta bromeó con el tema. Son detalles que le recortan autoridad al técnico frente al grupo, pero eso no significa que los jugadores le hayan dicho que no dirija contra Nigeria. No hubo ninguna reunión hasta ahora entre futbolistas y entrenador, y tampoco sólo entre aquellos que corren detrás de la pelota”.

“Te juro que no hubo nada de eso que se dice que pasó”, le dijo otra de las fuentes a Clarín. Y pidió reflexionar: “Ponete a pensar: por más que está perdido Sampaoli, ¿con qué cara los jugadores le pueden decir algo si ellos fueron un desastre? Ni siquiera Messi puede decirle hoy algo así al técnico porque él no estuvo en la cancha”.

Enrique Gastañaga


TAG